Prenda significado bíblico

prenda

Definición. El significado bíblico de prenda, es artículo u objeto que se da como garantía de algo. La palabra proviene del hebreo jabôl. Por su parte, las prendas se entregaban cuando se realizaba una promesa o existía un compromiso entre las personas.

En el pueblo de los israelitas, era una costumbre el saldar las deudas con prendas ya fuera al pagar servicios o intercambiar alimentos. Sin embargo, en la época se evidenció un abuso del poder en contra de las personas desvalidas, las prostitutas, los huérfanos y las viudas.

Por ende, fue importante implementar la ley mosaica porque, incluso, se usaban a los hijos de los deudores como esclavos. Siendo así, que tales injusticias las denunciaran los mismos profetas que apelaban por defender a los pobres. Luego de eso, se estableció que las prendas tenían que devolverse, apenas cayera el sol para que de esta forma sirvieran de cobertor.

Es por ello, que tanto en Génesis como en Éxodo, se hacía mención al uso de tales elementos. Si, por ejemplo, la ropa de los pobres se tomaba como prenda, debía darse de manera voluntaria y no por la fuerza. Sobre todo, por parte de los acreedores israelitas que no tenían permitido entrar a la casa de sus deudores y apoderarse de sus artículos personales.

Tipos de prendas

En los tiempos bíblicos, las prendas consistían en objetos como anillos, vestidos o ropa que pertenecía a los deudores. No obstante, había elementos que se prohibía tomar como los molinos de mano. Ya que, los mismos servían a la población al elaborar el pan que consumiría cada día y de quitárselos, se quedarían sin moler los granos que sustentarían su alma.

Las prendas y el Espíritu Santo

Por otra parte, se sabe que las arras del Espíritu de Dios significan una prenda, porque son un símbolo de promesa. Así pues, existe una señal que nos indica que los pactos se cumplirán si aceptamos a Cristo como nuestro único Salvador.

El Señor coloca la prenda del Espíritu Santo en los corazones con el propósito de representar las riquezas espirituales a las que accederemos si llevamos a cabo sus estatutos. Dios sea darnos todo su amor y bendiciones para que vivamos con él en el Reino de los Cielos.

Por eso, con las arras del Espíritu Santo nuestro Padre nos demuestra su infinita bondad y nos sella de forma permanente como sus hijos fieles. Entonces, nos queda valorar esa prenda que refleja la garantía del cumplimiento de su palabra.

Subir