Posada significado bíblico

posada

Definición. El significado bíblico de posada es aquel lugar cuyo uso se destina al descanso por una noche de algún individuo. El sitio por excelencia para ubicarla era cerca de casas o fuentes de agua, siendo esto cómodo a quien esperaba pasar allí un lapso.

Desde tiempos remotos se ha utilizado esta estructura, lo que se puede observar en el antiguo testamento, que es donde se menciona por primera vez. Pero lo interesante es que saliendo de lo que imaginamos, no siempre era una construcción con muros.

Ocurre que durante los tiempos de la Biblia una posada era un sitio clandestino en donde se pasaba la noche. Estas podrían ser las caravanas de ese momento, campamentos que usados hasta por ejércitos mientras hacían su larga travesía.

Dentro de la época antigua, incluso la utilización de ellas se priorizaba a los animales y en casos excepcionales por personas. El material con el que se elaboraban variaba de acuerdo a la capacidad del dueño, podían llegar a ser de madera y palmas o si eran pudientes hacerlas de barro u otro material.

Con el tiempo la capacidad y el uso de ellas solo se vinculó a las personas. Y se crearon nuevas construcciones más complejas para mayor comodidad.

Dentro de Jerusalén, se confundieron con mesones, pero gracias a su misma naturaleza llegaron a convertirse en sitios de mala fama. Y allí es donde comienza la costumbre de quienes tenían un hogar, dar hospitalidad y posada a los extranjeros.

El papel de la posada en el Nuevo Testamento

Durante el tiempo del nacimiento de Jesús, María y José se vieron obligados a ir a Belén. Lo que significaba salir de la comodidad de su residencia y hacer un largo viaje.

Al llegar no tenían un sitio en donde refugiarse, entonces por necesidad fueron a múltiples posadas para buscar estadía. Todas se les negaron y la dueña de una les ofreció un pesebre, fue en ese lugar en adonde nació el señor del mundo.

Para que se cumpliese la profecía, era necesario que el sitio en donde la madre diese a luz fuese humilde, porque así lo había establecido Dios. Y al no encontrar alojamiento en ninguna posada, se vieron obligados a ir a este sitio para presenciar el milagro más grande de la humanidad.

Subir