Piel significado bíblico

piel

Definición. El significado bíblico de piel, es una parte de la anatomía que recubre de manera uniforme el cuerpo del ser humano. Se le considera como un órgano muy importante de los especímenes, ya que el mismo cumple diferentes funciones, generando de esta forma, el bienestar en la persona.

Dentro de su misión podemos conseguir, que además de proteger el organismo, se encarga de eliminar ciertos residuos. También, es capaz de regular la temperatura corporal. Las pieles las portan los animales, que así como en los humanos, poseen el objetivo de cumplir diferentes roles sin los cuales no sería posible vivir.

Es importante mencionar, que en los tiempos antiguos la piel se quemaba cuando se quería erradicar por completo el pecado del cuerpo. Tales actos ocurrían fuera de la puerta de Jerusalén y aparecen con citas en algunos versículos del libro de los hebreos.

Es por ello, que se realizaban ofrendas calcinadas por los israelitas en forma de holocausto, más que todo, en ovejas, cabras o becerros.

La piel en las Sagradas Escrituras

En la Biblia podemos conseguir algunos fragmentos sobre la piel. También, nos menciona diversas afecciones encontradas en la misma, tanto alteraciones como lo pueden ser la indisposición y el hambre en algunos capítulos del libro de Job.

Cuando Adán y Eva pecaron, Jehová les entregó vestiduras de piel, para que así pudieran cubrir su desnudes, evitando cualquier otro tipo de aberración moral. Además, sobresale que miles de profetas se vestían con cuero sin curtir. De hecho, las personas la empleaban como bolsas y zapatillas.

Aunque, las cubiertas del tabernáculo también se confeccionaban con pieles, al igual que los parches de ciertos tambores. Sin dejar de lado, los pocillos que servían a la hora de consumir vino, agua y leche y que se creaban a través del cuero de algunos animales.

La piel y su contexto negativo

Por su parte, la piel tiene un contexto negativo en la Biblia cuando se hace mención de Satanás. Ya que, se dice que los hombres dispuestos a irse de su lado le darán todo de sí mismos, hasta su espíritu.

En Job 2:4, podemos ver lo siguiente 'Piel en el interés, lo poseedor del hombre lo entregará en la querencia de su alma'. Satanás aseguraba que Job maldeciría a Dios, si en algún momento su bienestar físico estuviera en juego.

Sin embargo, Job respondió que escaparía con la piel en sus dientes. Este texto nos da a entender que se podía escabullir y explica que decidió huir ante su presencia maligna.

Subir