Muro significado bíblico

muro

Definición. El significado bíblico de muro, es barrera sólida capaz de delimitar un terreno. Se trata de un elemento muy presente en las construcciones y que a la vez, sirve de limitación. En los tiempos antiguos, se utilizaba en la edificación de las ciudades de Palestina.

A la par, las viviendas de los israelitas contaban con todo tipo de muro de diversos materiales y tamaños. Algunos se destinaban para propósitos relevantes como sostener el palacio del rey David o el de Salomón. Mientras que otros, se combinaban con madera de cedro, piedra y más elementos que brindaban gran resistencia.

El muro y las ciudades

Por otra parte, el muro cumplía la función de resguardar a los habitantes de Israel de sus enemigos. Ya que, de tal forma era posible proteger y evitar las invasiones. Asimismo, sirvió en numerosas ciudades que aparecen en la Biblia, como Galaad, Hesbón, Basán, entre otras.

También, existían leyes que les otorgaban beneficios a los pueblos que poseían muro y a los que no. En el supuesto de que un hombre vendiera su domicilio en una ciudad amurallada, tenía la oportunidad de redimirla. Y en caso contrario, quedaría a la disposición del comprador para siempre.

A menudo, el muro hecho de piedra tenía el propósito de cercar los campos de los pobladores y de tal modo, daban resguardo a sus animales. En las terrazas de las laderas, también funcionaba como construcciones permanentes bastante útiles para las actividades diarias de las personas.

Muro simbólico

Si algo es muy cierto, es que el muro adquirió un sentido figurado que se relacionaba con los sentimientos de protección y seguridad. Los cuales, provenían del Padre Celestial y que las personas le pedían en forma de oración o realizando sacrificios si se sentían angustiadas.

Asimismo, el muro representa la separación de los hombres. Cuando Cristo estuvo en la tierra, le dijo al apóstol Pablo que destruiría la brecha que estaba en medio y así las aldeas fueran una sola. De este modo, alcanzarían la paz eterna y derribaría la defensa intermedia que involucraba al pueblo judío.

Pues no es un secreto, que los judíos no podían pasar al lado de los gentiles sin que se decretara pena de muerte. Es por eso, que al demoler el muro simbólico, se reedificaría el pacto de la Ley. Un acto que aconteció el día que Cristo pereció en la cruz y restauró no solo la fe en la humanidad, sino que borró el perdón de los pecados.

Subir