Levíticas (ciudades) significado bíblico

leviticas ciudades

Definición. El significado bíblico de levíticas, es conjunto de ciudades que pertenecieron al grupo de los levitas. Entre ellas, se cuentan un total de cuarenta y ocho y sus registros se nos muestran en el libro de los Números y en el de Josué.

Ahora bien, la razón para entregar las ciudades levíticas, fue que los varones se encontraban regados por todo Israel cumpliendo una profecía que aparece en el Génesis.

La cual, menciona el nombre de Jacob y la promesa de esparcir tanto a hombres como mujeres para que efectuaran el ministerio de la sabiduría.

Así lo vemos en el siguiente pasaje de Deuteronomio 33:10 'Ellos enseñarán tus juicios a Jacob, Y tu ley a Israel; Pondrán el incienso delante de ti, Y el holocausto sobre tu altar'.

A partir de estas palabras, se sabe que se concedieron seis ciudades levíticas como refugio. Su propósito consistía en que los que cometieron asesinatos, consiguieran un sitio en el que no les encontrara y que serviría de protección legal.

Ciudades Levíticas la herencia de los levitas

Es importante señalar, que en los tiempos antiguos Dios no quiso dejar tierras al grupo de los levitas. La razón es que, les dijo que su herencia vendría de su propia gloria.

Sin embargo, el Señor mandó a los hijos de Israel a que les legaran cuarenta y ocho ciudades levíticas en las que habitarían y poblarían con su descendencia.

De tal modo, las ciudades levíticas se dividieron según diversos propósitos. Uno de los principales, consistía en separar trece de ellas y que les sirvieran a los oficios sacerdotales. Es por ello, que allí vivieron los hijos de Aarón y alrededor de sus ejidos.

En tanto que, seis de ellas se asignaron de lugar de refugio a los homicidas involuntarios. Mientras que el resto de las ciudades levíticas, permanecieron para los demás que vivieron allí durante el final de sus días.

Derechos de los levitas

Si bien Dios fue algo estricto con este grupo de personas, quiso que se sintieran seguros en las ciudades levíticas que se les asignó.

Es por ello, que contaban con el derecho de comprar y vender las casas que pertenecían a sus territorios. Todo, podían hacerlo de manera deliberada y en lugar contrario, era posible que se las devolvieran en el año del jubileo.

Pese a esto, lo único que no se les permitía, era que vendieran los sitios adyacentes que no formaban parte de las ciudades levíticas.

Subir