Lavar, lavamiento significado bíblico

lavar lavamiento

Definición. El significado bíblico de lavar, lavamiento corresponde a la realización de una acción que tiene por objetivo limpiar algo.

Este acto se ha visto en la historia como una actividad aprendida de generación en generación y se relaciona a un hecho físico. Se asocia al concepto de refrescarse y de acuerdo con la cultura, puede tener un significado más importante.

Por ejemplo, para quienes son musulmanes es parte de un rito lavar sus manos, oídos y pies antes de entrar al templo. Esto porque si no se realiza el lavamiento significaría un insulto a las buenas costumbres y muestra de rebeldía contra el Señor.

Aunque en tiempos descritos por la Biblia, se considera que los ricos efectuaban este acto de forma particular y representativa. Pues disponían de un servicio para que hicieran todo el proceso, lo que da a entender que solo los esclavos eran aquellos que debían limpiar los pies de sus amos.

Pero también las escrituras indican que quienes no poseían mayor riqueza, hacían este trabajo necesario por sí mismos. Y es así como los que se consideraban iguales, no se lavan entre sí, pues no había obligación.

Esta es la regla general, pero hay una excepción. Cuando se esperaba mostrar un gran amor sincero era que entre personas del mismo estrato uno podía lavar los  de pies del otro, en las bodas era parte de un rito.

El lavar, lavamiento espiritual

Antes de la venida de Jesucristo al mundo, la religión veía el agua como un líquido bendito que ayudaba y representaba la fertilidad y abundancia. Y cuando Jesús estuvo aquí, se hizo evidente que lo usaba en sus relatos como forma de metáfora para vivir en el buen camino.

Por eso nos invita a lavar nuestras culpas, es decir, limpiarnos de los pecados para de ese modo entrar a las puertas del cielo.

Antes de su tortuosa pasión, nos demostró de gran manera la humildad que en él hay. Esto al hacer el lavamiento de los pies a sus discípulos.

Lo que nos enseña el ideal sobre como debemos ayudar y servir a los otros sin esperar nada a cambio. Esta acción dentro de la iglesia católica es tan importante que con el tiempo se ha continuado realizando y son los sacerdotes quienes lavan los pies.

Subir