Jehová-sama significado bíblico

jehova

Definición. El significado bíblico de Jehová-sama, este nombre lo encontramos en los pasajes del Libro de Ezequiel y significa la presencia de Dios. El sacerdote que profético a esta persona usó este nombre para referirse a la ciudad celestial que percibió en sus visiones. La cual, además, se conoce con la que dio por culminado de su libro.

¿Por qué el pueblo se llama Jehová-Sama? Mucha gente intenta justificar la teología usando a Ezequiel. Sin embargo, el contexto histórico muestra que el nombre de Jehová sí existió. El propósito de usar este calificativo es enfatizar de esta manera que la presencia de Dios en la ciudad siempre será con su gloria.

Por tanto, la localidad que se llamará Jehová-sama está aquí, porque la presencia del Señor es garantía de felicidad en nuestro corazón. Para los exiliados, que se consideran abandonados por Dios, este nombre despertó en ellos sus esperanzas, que estaban olvidadas por completo. Como consecuencia, la tarea de Ezequiel, en la segunda parte de su ministerio, fue consolar a los exiliados.

Jehová-sama en la Biblia

Su ejemplar descripción de la nueva Tierra Prometida y Ciudad Santa resume su labor misionera entre los exiliados. Fue enviado a una nación rebelde y, habiendo declarado que vendría el castigo y ofreció una perspectiva gloriosa de restauración. Jehová-sama, en algunas traducciones, se traduce como 'compañero'. Lo cual no podría ser más exacto, puesto que desde el principio, el plan de Dios ha sido acompañar  a la humanidad.

La idea no sólo está relacionada con la totalidad de Jehová, sino que habla de la cercanía de nuestro Señor con los que ama. Es cierto que Dios se encuentra en todas partes, pero Jehová- Sama va más allá, se trata de Su compañía en circunstancias difíciles. Una de las grandes lecciones que encontramos aquí es que cuando la presencia de Dios llega a un lugar determinado, incluso a uno desierto. Ese espacio se convierte en un sitio hermoso como todas sus creaciones.

Esta promesa de la paz de Jehová es confirmada por Cristo en Mateo 20:28. Al decir hasta el final de los tiempos, no quiso referirse a que el planeta tierra va a ser destruido. Si no, más bien, es una expresión que quiere decir que allí estaría Jesucristo con nosotros hasta la eternidad.

Subir