Jadúa significado bíblico

jadua

Definición. El significado bíblico de Jadúa es saber o conocedor. Con ese nombre se le asignó a un descendiente de Aarón, fue apropiada su definición. Esto se debe a que todos los hombres de esa familia conocían muy bien las labores que se llevaban a cabo en el templo.

¿Quién fue Jadúa?

Él era uno de los responsables de una de las casas paternas de Israel. Esto sucedió mientras en pueblo se encontraba en el exilio en Babilonia. Cuando a un grupo de la nación se les permitió regresar a Jerusalén a reparar el templo y la ciudad. Nehemías escogió familias de todas las tribus.

Al llegar a su destino y ver las condiciones deplorables en las que se encontraban las estructuras, las personas se entristecieron. Así que liderados por el gobernador, tomaron la decisión de seguir las leyes de su Dios y de no volver a descuidar su casa. Para hacer este acto más formal, las cabezas de Israel sellaron esta resolución de fidelidad. Entre los encargados, se encontraban Jadúa, Mesezabel, Sadoc y otros.

Durante un tiempo, estos mantuvieron su palabra y comenzaron a restaurar la estructura de la casa de Dios. Esta labor no era sencilla, puesto que se requería de dinero, hombres fuertes y suministros. Además, las naciones vecinas no estaban de acuerdo con estas labores. Ellos pensaban que si los israelitas se establecían allí, serían una amenaza para sus vecinos.

¿Qué otros detalles se conocen de Jadúa?

Este hombre era la quinta generación que existió después de Jesúa. Por eso, se cree que fue el último descendiente de Aarón mencionado en las santas escrituras. Tal como lo hicieron sus antepasados, él siguió su servicio en el templo para mantener la adoración pura a Dios.

Eliasib, era el sumo sacerdote durante ese tiempo, quien participó junto a Jadúa y otros hombres en las reparaciones del templo. Cuando Nehemías se fue de la ciudad, él contaminó el lugar santo. Su hijo, Joiadá, se había casado con una extrajera. Además, cuando Tobías, el ammonita, venía de visita, se le asignó una parte del patio para hacerle un comedor.

Esto era una ofenda grande hacia Jehová y sus adoradores verdaderos. Por eso, a su regreso a Jerusalén, Nehemías mandó a sacar todos los muebles que usaba este hombre y limpiar los comedores. Además, expulsó al hijo de Eliasib por su unión matrimonial. De esa forma, se quitó la contaminación que estas personas ocasionaban a la casa de Jehová.

Subir