Helem significado bíblico

helem

Definición. El significado bíblico de Helem, es descendiente directo de la tribu de Aser. Este nombre aparece en el libro de las Crónicas y quiere decir golpe, que sueña o que cura en salud. Por su parte, fue hermano de Zofa, Seles, Amal y Zofa.

Asimismo, Helem se asocia con otro personaje bíblico que se menciona en los escritos de Zacarías. Y que, nos indica que tuvo relación con unos objetos elaborados de plata y oro, tales como coronas que se emplearían para rememorar las enseñanzas del templo de Dios.

De hecho, en algunos pasajes a Helem se le llama Hotam o Heldai. Y se hace siempre referencia respecto a que se trataba de un embajador que aparece en conjunto con Tobías, Jedaís y Hen. Siendo así, que tal nombre no se mencione tantas veces dentro de las sagradas escrituras. Ya que, tiene mayor protagonismo en los relatos de Zacarías.

Helem y los aseritas

Sabemos que Helem fue uno de los fundadores de una de las familias tribales más importantes de la Biblia, conocida como la de Aser. Estas personas se establecieron entre los cananeos porque no se les expulsó de su territorio, el que, se extendía hasta la zona norte de Canaán.

Sin embargo, Helem y los aseritas no consiguieron sacar de su tierra a las fortalezas fenicias que allí se establecieron. En tanto que, todos eran descendientes de uno de los doce hijos de Jacob y recibieron el reparto de una de las granjas que contaba con excelente extensión.

Además, se encargaron de repoblar la tierra siguiendo las ordenanzas del Señor, de allí, salieron personajes relevantes como Sera, Malquiel y Hotam. Sin dejar de lado, a los hijos de Helem y sus sobrinos, hombres que formaron parte de la descendencia de Aser y que se asentaron al ser cabeza de familia por el lado paterno.

Cabe destacar, que Helem y a los aseritas se les escogió como jefes de príncipes que estaban al servicio del Padre Celestial. A todos ellos, se les contó por sus linajes y más de veintiséis mil de esos hombres participaron en diversas batallas en las que tomaron las armas y defendieron sus principios.

Puesto que, la tribu de Aser fue una de las doce de los israelitas y sus habitantes se establecieron en veintidós de las ciudades que contenía. En sus villas, los aseritas se caracterizaron por la fertilidad de sus tierras y las bendiciones que se predijeron en el libro de Jacob.

Subir