Embriaguez significado bíblico

embriaguez

Definición. El significado bíblico de embriaguez, es síntoma de ebriedad por intoxicación etílica. Es decir, por tomar vino y otras sustancias con alto contenido de alcohol. En los escritos bíblicos, se pueden encontrar dos vertientes diferentes de esta palabra. Uno en el sentido espiritual y otro en el modo carnal.

La embriaguez del espíritu

Por otra parte, el vocablo se refiere al estado de embriaguez, como uno de conmoción espiritual adverso. Esto significa, que satura el corazón de sentimientos y emociones negativas, tales como la ira, el orgullo, la avaricia y la soberbia. Además, de las preocupaciones de la vida. Por lo tanto, se tiende a olvidar nuestro propósito de seguir las enseñanzas del evangelio y la obediencia a los mandamientos del Altísimo.

Cabe destacar, que ninguno de los dos estados de embriaguez tiene una connotación positiva. Por el contrario, en ambos casos, Dios pone de manifiesto su disconformidad. Razón por la cual, invita al ser humano a mantenerse alejado tanto de las bebidas alcohólicas, así como también de todas las emociones negativas, que puedan alterar el estado del espíritu de una manera perjudicial.

Los ebrios no heredarán el reino de los cielos

Tanto en el antiguo testamento, así como en el nuevo, se hace advertencia e incluso se da de mandamiento, el hecho de que ninguna persona ebria, entrará en el reino de los cielos. Ya que, no agrada al Padre Celestial que sus hijos consuman vino, sidra o cualquier otra bebida alcohólica hasta alcanzar un trance de embriaguez.

En la ley de  Moisés, se prohíbe, bajo estatuto perpetuo, el ingreso al tabernáculo de reunión en síntoma de embriaguez. El Dios de Israel, es estricto en sus principios y da por advertencia que la falta a este mandamiento traerá consigo la muerte.

En consecuencia, el Altísimo enseña que al ingerir bebidas alcohólicas los sentidos se alteran, por lo tanto, al ser humano le es difícil discernir el bien del mal, lo santo y lo profano. Es por ello, que da la prohibición en particular a sus sacerdotes que llevan a cabo las ceremonias y los holocaustos, en específico para ese momento Aarón y sus hijos.

Las enseñanzas del antiguo testamento en algunos casos quedan obsoletas y son de hecho abolido con el sacrificio de el Salvador Jesucristo. En la primera epístola a los corintios, el apóstol Pablo, nos dice que los injustos no heredaran el reino de los cielos ni mucho menos los borrachos.

Subir