Copa significado bíblico

copa

Definición. El significado bíblico de copa, es vaso o vasija en los que se colocan elementos líquidos. La palabra viene del hebreo kôs y se elaboraban de diversos materiales, tales como, barro, metal, cerámica e incluso, oro.

Desde la antigüedad, se emplean diversas formas de copa y las que se realizaban con materiales preciosos, se destinaban a las personas con poder. Tal es el caso del rey Salomón y las que se colocaban en su templo. También, formó parte de ritos de salvación tanto de judíos como de cristianos.

Simbolismo de la copa

La copa es un símbolo de las bendiciones y la prosperidad que nos concede el Señor. Sin embargo, el término también designa un sentido inverso, en donde podrían recaer maldiciones sobre las personas impuras que cometen pecado.

Sin dejar de lado, la relación que se da entre la copa y la embriaguez. Puesto que, allí pueden albergarse sustancias alcohólicas que nublan el entendimiento y la sabiduría de los hombres. Siendo así, que represente los placeres mundanos de la carne que no son gratos para Dios.

El término copa se emplea igual a la hora de indicar cosa desagradable y con un sabor bastante amargo. Claro que, podría verse con algo dulce al paladar, lo que depende de la persona a la que se haga referencia.

Cabe destacar, que en el evangelio la palabra copa expresa la agonía que padeció Jesús en el calvario. Es por ello, que aparece numerosas veces en del libro del Apocalipsis.

La copa de Cristo

La copa fue una palabra importante dentro del paso de Jesús por la tierra. Podemos apreciarla en diversos pasajes en los que existe un simbolismo profundo con el Padre Eterno. Cuando Cristo se encontraba orando en el huerto de los olivos, clamó al Cielo y mencionó el término antes de que le arrestasen.

La Biblia nos dice que Cristo tuvo que beber de la copa del castigo de Dios con el fin de borrar el pecado sobre la tierra. Es por ello, que aceptó el sacrificio e hizo la voluntad del Eterno, porque todo esto ya se plasmó en el Antiguo Testamento.

Cristo tomó de la copa amarga con el propósito de que los hijos de Dios disfrutaran el néctar de lo dulce. Puesto que, el castigo eterno condenaría a los hombres a la muerte, pero gracias a Jesús, se llevó a cabo el plan de salvación. Dio su vida por la nuestra en la cruz.

Subir