Descanso significado bíblico

descanso

Definición. El significado bíblico de descanso, es silla o asiento de madera. En épocas antiguas, a esta palabra se le conocía con el nombre de 'Escabel'. Se usaba cuando alguien llegaba de largas caminatas o luchas y lo tomaban para meditar en sus acciones y pensamientos en Dios.

Vídeo sobre el significado bíblico de Descanso

La palabra descanso es deshacer el cansancio total del cuerpo y la mente. Significa tener quietud, pausar actividades, estar en un lugar tranquilo. Sobre todo, cuando sentimos que colapsamos por algún motivo. Es necesario tomarnos un tiempo y espacio para reponer energías y seguir con lo cotidiano.

Beneficios del descanso

Cuando hablamos de descanso, nos referimos a pensar de forma más rápida y nos concentramos en resolver o tomar decisiones. Este término tiene que ver con el tiempo libre de un trabajador después de una jornada laboral. Es por eso que la Biblia dice, cuando Dios culminó todo lo que creó en el cielo y la tierra, bendijo el séptimo día, como día sagrado, por haber concluido su trabajo, y allí fue que descansó.

También, es válido buscar el descanso en Dios nuestro Señor. Él es quien calma a todos los seres humanos, debemos llamarlo para platicar y que nos ayude a tener tranquilidad. De esta forma, podemos aliviar nuestras cargas y así, ese proceso de reposo nos servirá al mejorar en los aspectos de la vida.

El hecho de tomar un descanso de forma correcta, hace que una persona cumpla con todo. Esto, sin ningún tipo de agotamiento y con la mejor actitud al llevar a cabo su rutina. Darnos un día a la semana para reposar, centrarnos, dedicarnos a nosotros mismos, nos permite conseguir un equilibrio personal.

Importancia del descanso

El descanso es algo que nos reivindica, un derecho que tenemos todos los seres humanos y hasta los animales del cielo y la tierra lo requieren. Es un don de Dios y es parte de su plan fundamental estar en un estado de relajación. Librarnos de tensiones, de ansiedad, refrescar y recuperar fuerzas, es lo mejor.

Cuando estamos sobrecargados de trabajo somos más vulnerables. Es allí, que debemos poner un alto y entrar en ese tiempo de descanso. Muchas veces las personas se desesperan y hacen una tormenta de sus situaciones.

Descansemos en Dios, apliquemos la confianza en él. Sacar tiempo para el Padre y nosotros es tener salud en el aspecto personal y en general. Respetar el día séptimo, sentarnos en nuestro escabel y darnos una porción de descanso no tiene precio.

Subir