Corzo significado bíblico

corzo

Definición. El significado bíblico de corzo, es un vocablo que en hebreo se escribe: yaj-múr. Corresponde a un pequeño ciervo. Un mamífero comestible. Es un animal de apariencia agraciada.

Vídeo sobre el significado bíblico de Corzo

https://www.youtube.com/watch?v=6mMa1nGDoAs

Descripción del corzo

El nombre científico es Capreolus capreolus, muy parecido a la gacela. Su altura es de 70 centímetros y de longitud unos 1,2 metros. El pelaje es de color marrón o pardo rojizo, sobre todo en el verano. De allí que su nombre en hebreo haga referencia a, ser rojo. Una característica resaltante es que solo el macho tiene cuernos y estos cambian cada año.

Esto debido a que las pierden en invierno y al principio del verano. Además, suelen estar en manadas de cuatro. Pueden andar juntos tanto los machos, con las hembras y los pequeños corcinos, ya que es gregario. Otro aspecto interesante es que las parejas de corzos, permanecen juntas durante toda su existencia.

Debido a las fuertes musculaturas de sus patas, pueden realizar saltos prodigiosos. Su velocidad al correr es extraordinaria. Llegando a alcanzar una altura de casi dos metros en cincuenta kilómetros por hora. La hembra se caracteriza por ser delicada y graciosa. Pero sus patas son firmes e igual de veloz.

Uso del término corzo en la Biblia

En las escrituras hay referencia de la expresión Corzo. Una, cuando se habla de los alimentos aceptables para comer, según la ley mosaica. Dentro de la dieta de los israelitas, Jehová, Dios, les detallo una lista de animales. Siendo el Corzo uno de ellos. Como es una especie rumiante y con pezuña partida, era apto para el consumo.

Otra mención del término, es en las comidas del rey Salomón. El cual señala que recibía cada día algunas carnes del Corzo. Es decir, que figuraba de manera regular en los platos que servían a este rey.

Por otro lado, se emplea el vocablo en comparaciones y poesía. Se utiliza la imagen de la cierva para destacar aspectos agradables de una persona. Como la Sulamita, quien comparó a su amado pastor con la gracia del ciervo. Asimismo, citó la velocidad de la especie, con la prontitud a la que acude su amor a verla.

La frase también se emplea en las promesas bíblicas. Para ilustrar la curación física que recibirán las personas que tienen una discapacidad motora. Al decir que correrán como lo hace el ciervo. Y Jacob, comparó la tribu de Neftalí a una cierva, por su velocidad y habilidad en la guerra.

Subir