Complacer, complacencia significado bíblico

complacer mujer complacencia

Definición. El significado bíblico de complacer, complacencia, es efectuar algo porque se considera bueno. Se trata de la disposición a la hora de realizar una acción, se acentúa la parte de que la complacencia sea buena.

De manera etimológica encontramos que parte del latín 'complaceō' que se deriva del placer. De igual forma, proviene de 'aplacar' de la cual también podemos determinar como 'agradar'.

¿Qué podemos tomar como complacer?

Se trata de algo que se actúa con amor incondicional, y la complacencia viene unida con las acciones a nuestro padre y Jesucristo. El espíritu santo se conforma con el amor armónico y espiritual. También actúa la liberalidad entre el padre y el hijo.

La complacencia viene dado por la participación del amor en el acto de complacer al otro. Si lo relacionamos, en cuando, a nuestro deber por agradar a Dios, tenemos que es la manera como buscamos complacer de cualquier forma. Se trata de hallar todos los medios para agradarle al Todopoderoso, es necesario involucrar la atención, la cortesía y el cuidado.

Es fundamental entender que el amor a Dios, tiene que incluir la complacencia hacia él. Todo lo que queremos hacer, nos debe motivar a realizar la voluntad de Dios. Ahora bien, ¿Cómo saber lo que nuestro padre desea? De forma real no lo conocemos en sí, pero sí debemos intuirlo. Podemos guiarnos por la fe y escrituras.

Es relevante, dejarnos llevar por nuestros actos siendo obediente, a las inclinaciones. Además, está el hecho de que Dios nos ha dado mucho amor, y es nuestra responsabilidad retribuirlo.

¿Cómo agradar a Dios con la complacencia?

Si deseas hacer la voluntad de Jesucristo y atraer al Redentor, lo único que te debe preocupar es porque tus palabras, acciones y hechos lo complazcan. La aprobación de nuestro padre es lo que sería importante tener presente.

El hacer feliz a alguien es lo que nos motiva a tomar decisiones buenas para recibir la aprobación. Nuestra habilidad por realizar la voluntad de Dios, es lo que nos hace grandes personas. Al llevar a cabo esto, estaremos cayendo en la idolatría, lo cual solo debe realizarse con Dios.

Aunque no nos podemos dejar caer en la idea de buscar la aprobación de cualquier persona. Lo ideal es agradar solo al padre. Sin embargo, lo que tenemos que hacer es ser seres desinteresados, generosas y amorosas con nuestros hermanos. Por supuesto que, buscar el bien común.

Subir