Cinto significado bíblico

cinto

Definición. El significado bíblico de cinto, es elemento decorativo de la vestidura de los hombres y mujeres hebreos. Por lo general, servía para ceñir la ropa al cuerpo cuando quedaba muy floja.

Por su parte, en Éxodo 12:11 vemos que Dios se refiere a la palabra cinto de un modo que les permitiría a las personas prepararse para la acción. 'Y de tal forma vas a alimentarte: ceñirás tus lomos, atarás las sandalias en los pies y el cayado en la mano, y comerás porque es la pascual del Señor.'

Asimismo, en los tiempos antiguos existían diversos tipos de cinto que se elaboraban de varios materiales. Como por ejemplo, había unos de cuero, de lino o de lana. A la par, se registran personajes bíblicos que los usaban, tal es el caso de Elías, Jeremías y Juan el bautista.

En Daniel 10:5, aparece lo siguiente 'Luego alcé mis ojos y observé, había un varón vestido de lino, y sus lomos estaban ceñidos de oro de Ufaz'. Esto nos indica que algunos cintos poseían más valor al elaborarse de materiales más refinados.

Usos del cinto

Cuando los niños de la antigüedad hacían gala del cinto, era porque ya estaban listos para convertirse en hombres. Por ende, era posible legarle las armas de sus antepasados y que se defendieran en las batallas en el nombre de Dios.

Aunado a ello, el cinto se empleó en las vestimentas de los sacerdotes que realizaban sus actos ceremoniales. Por lo general, los elaboraban de lino, con bordados de color azul y púrpura. Algunos, llevaban grabados que hacían referencia a palabras hebreas alusivas a Dios.

Asimismo, el cinto tenía la función de llevar dinero, alimentos u objetos pequeños a escondidas. Las personas los almacenaban en el borde de sus vestiduras e incluso, servía como recipiente para guardar granos.

El cinto de la verdad

Sabemos que el cinto era un elemento que se sujetaba a las vestiduras con el fin de ceñirlas. De hecho, el ejército romano lo modificó con el fin de que se convirtiera en parte de su armadura. Es por ello, que desde allí podían colocar la vaina en donde iría luego la espada.

Es por eso, que la verdad debería adherirse a nosotros como si se tratase de un cinto. Es importante santificar la palabra del Señor, orar de manera clara y seguir las ordenanzas de la Biblia. No apartarnos de su misericordia infinita y llenarnos de gracia ante su presencia.

Subir