Betuel significado bíblico

betuel

Definición. El significado bíblico de Betuel es casa de Dios. Ese término se deriva de un nombre propio masculino de origen hebreo. Así se distinguió a una ciudad y una persona. De los descendientes de este hombre, salió el pueblo de Jehová. Ellos llegaron a ser tantos como la arena del mar.

¿Quién era Betuel?

Él era el sobrino de Abrahán por parte de su hermano Nacor, con su esposa Milcá. Él tuvo a Rebeca y Labán. Su familia vivía en Harán, tenían muchos animales y posesiones. Cerca de su hogar había un pozo desde donde se sacaba agua. Con frecuencia su hija, iba a ese sitio a buscar el preciado líquido.

Un día, Abrahán vio que Isaac ya podía hacer su propia familia. Sin embargo, no quería que se casara con las mujeres que lo rodeaban. Estas adoraban a dioses falsos y eran una mala influencia. Por eso, lo mandó al hogar de su sobrino Betuel, para que buscara una pariente que le dieran en matrimonio a su hijo.

Junto a Isaac, iba uno de sus sirvientes de confianza. A este se le dio varios regalos, para que cuando viera a la mujer ideal se los entregara a ella y su familia. Los hombres llegaron hasta el pozo, cansados y sedientos. Así que, el sirviente le pidió al Dios verdadero que la primera mujer en aparecer en el lugar y le diera agua a él y los animales, fuera la esposa correcta para el joven.

Por eso, fue como él le dio varios objetos de oro a la muchacha y esta corrió hasta su padre Betuel y su hermano Labán. Este último fue a buscarlos y los hospedaron en su casa. Ambos reconocieron que esto sucedió gracias a la guía divina.

¿Con qué lugares se relaciona Betuel?

En el libro de Josué y en 1 Crónicas se hace una lista de ciudades, en ellas se menciona una llamada Betuel. Sin embargo, este sitio también se le conoce como Betul y Kesil. Estaba ubicada en el territorio de Judá, aunque se le asignó a la tribu de Simeón. Esta es la razón por lo que algunos especialistas creen que fuera el mismo Betel de 1 Samuel 30.

Cuando David vivía en la región de los filisteos y los amalequitas secuestraron a su familia, él los buscó bajo el consentimiento de Dios. Este pudo recuperar todo lo que se habían llevado y saqueó a sus enemigos. Dicho botín lo repartió entre sus hombres y envió parte del despojo como regalo a Betel y otras regiones.

Subir