Atad significado bíblico

atad

Definición. El significado bíblico de Atad, es lugar o era en el que se le dio sepultura a Jacob. Tal término proviene del hebreo tâd que se traduce en español por espina o cardo.

Asimismo, esta palabra aparece en diversas inscripciones antiguas como en mapas que se encontraron en la región de Medeba.

Aunque es difícil mencionar la ubicación precisa de Atad, se dice que estaba cerca de Jericó y el Mar Muerto. De hecho, algunos lo asocian más con Transjordania, pero se hace alusión a la dificultad que presentaban tales caminos a la hora de conducir a los hombres.

En Génesis 50:10, se nos menciona lo siguiente respecto a esta palabra. 'Cuando Jacob murió, se le llevó hasta la era de Atad, que se encontraba al otro lado del Jordán, y endecharon allí'.

Como podemos observar, es posible que este término hiciera referencia no solo a un lugar, sino también a una persona.

Pues, se cree que Atad era el dueño de la era en donde se le dio sepultura a Jacob, uno de los patriarcas más relevantes de la Biblia.

Atad y el cortejo fúnebre de Jacob

Según los relatos que figuran en el libro del Génesis, José y sus familiares acamparon en Atad después de la muerte de Jacob. En ese momento, lloraron y sus corazones se llenaron de un gran dolor por la pérdida de este personaje que fue tan relevante para sus vidas.

De hecho, las lamentaciones de estos hombres se prolongaron durante siete días consecutivos debido a la angustia que embargaba sus almas.

Poco después, decidieron llevar el cuerpo de Jacob a una región que se situaba cerca del Jordán y a quien todos reconocían como la era de Atad.

Es por eso, que el cortejo fúnebre se detuvo en Atad mientras que terminaban de realizar su duelo de camino de Egipto.

Ya que, el propósito era dirigirse hacia la cueva que estaba situada en Macpelá. Es importante señalar, que allí estuvieron presentes los siervos del faraón y los sabios con los que Jacob trató en vida.

Además, la Biblia nos indica que cuando el cortejo fúnebre se acercó al pueblo de los cananeos, estos gritaron palabras reconfortantes. Pues, se percataron de los ritos del duelo y sintieron compasión por los familiares y allegados.

Asimismo, se dice que quienes cargaban el cuerpo de Jacob evitaron pasar por el territorio de los filisteos en su camino hacia Atad.

Subir