Admata significado bíblico

admata

Definición. El significado bíblico de Admata, es príncipe de Persia que acompañó a Asuero en su festín y cuyos registros aparecen en los escritos de Ester. Tal término viene del hebreo Admâthâ y se traduce como dado por el Padre Celestial.

Sin embargo, algunos estudiosos dicen que el nombre Admata significa no domado o invicto. Además, el término figura muy pocas veces en las sagradas escrituras.

Admata y los de Persia

Sabemos que Admata fue uno de los siete príncipes que existieron dentro del reinado de Persia y Media. Los que, tenían contacto directo con el rey Asuero, un personaje que se casó con la joven hebrea llamada Ester. Este hombre tuvo bajo su poder uno de los imperios más grandes del mundo. El que, comprendía un vasto territorio con 127 provincias.

De hecho, su esposa fue una doncella de origen judío que se benefició con las bendiciones del Señor al convertirla en la reina de Persia y Media. En donde, Admata y los otros seis príncipes convinieron en un juicio que se realizó para la reina Vasti.

En los tiempos antiguos era común que los hombres con gran poder tuvieran a su servicio equipos que se conformaban de siete varones. Es por ello, que el rey Asuero contaba con la ayuda de Admata en calidad de consejero. Sin omitir, a Carsena, Tarsis, Setar, Meres, Memucán y Marsena.

Todos ellos, sobresalieron cada uno por características particulares que los hicieron ser dignos del papel que desempeñaban. Incluso, Admata fue uno de los que podía ver a la cara al rey y sentarse a comer a su mesa. Este tipo de anécdota puede encontrarse también en el libro de las Crónicas y en Esdras.

En donde, se nos relata que los siete príncipes del rey Asuero como Admata, en ocasiones se les encomendaban cierto tipo de misiones. Por ejemplo, visitar las aldeas de Judea y Jerusalén, conforme a la ley del Altísimo y siguiendo sus ordenanzas.

El banquete de Asuero

Por aquellos días el rey decidió afirmar su trono a través de un banquete que se realizó al tercer año de su mandato. Es por eso, que Asuero invitó a Admata y a los otros seis príncipes y también a sus cortesanos. De hecho, se expuso para los hombres más poderosos que habitaban Persia y Media.

Entre ellos, había gobernadores de provincias muy reconocidos. Este acontecimiento nos indica que Asuero fue un hombre que dejó gran esplendor a su reino. Y tal banquete sirvió para demostrar tales virtudes.

Subir