Arioc significado bíblico

arioc

Definición. El significado bíblico de Arioc, es nombre de dos personajes que figuran dentro de las sagradas escrituras. En primer lugar, tenemos que fue el rey de Elasar en Siria por los días de Amrafel.

En Génesis 14:4, se nos presenta del siguiente modo 'Doce años sirvieron a Quedorlaomer, y en el decimotercero se rebelaron'.

Puede vislumbrarse así al rey de Elam al que otros altos mandatarios decidieron darle guerra por medio de un plan que trazaron entre todos.

Por otra parte, se identifica a Arioc como el capitán de la guardia del rey de Babilonia bajo el mandato de Nabucodonosor. Sus registros aparecen más que todo en el libro de Daniel.

Pues, este último le habló de manera sabia a la hora de conocer la orden en la que se decretaba la muerte de algunos maestros de Babilonia.

Entonces, Arioc le dio una explicación a Daniel y no le quedó más remedio que dedicar sus oraciones hacia el cielo en búsqueda de un milagro.

En seguida, le pidió que le presentase ante el rey con el fin de brindarle una interpretación. Ya que, no estaba de acuerdo con el decreto que se publicaría de una manera bastante precipitada.

Luego de que Daniel expresara sus deseos a Arioc y al rey, se dirigió a su casa y le manifestó lo que sabía a sus compañeros. Todo ello, con la finalidad de pedirle al Señor que ni ellos ni los demás sabios de Babilonia perecieren de manera injusta.

Arioc y la revelación del misterio

Después de que Daniel se presentó ante Arioc y de pedir en oraciones por la integridad de sus vidas, Dios le reveló el secreto que deseaba conocer. Esto ocurrió por medio de una visión en la noche que se le apareció en sueños.

Por lo tanto, en Daniel 2:20-23, expresó su agradecimiento del siguiente modo. 'Bendito sea el nombre de Dios por los siglos, porque suyos son el poder y la prudencia.

Él muda los tiempos y las edades; quita, reyes, y los coloca; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. Él revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz.

A ti, oh Dios de mis padres, te doy gracias, y te alabo, porque me llenaste de fuerza, y ahora me revelas lo que te pedimos; pues nos diste a conocer el asunto del rey'.

Subir