Año sabático significado bíblico

ano sabatico

Definición. El significado bíblico de año sabático, se conoce en la tradición Judía como un shemitah, su origen se remonta a milenios atrás.

Los hebreos se tomaban el séptimo año de la cosecha para el descanso, esta era una costumbre agrícola muy respetada y a su vez, permitía dejar la tierra sin trabajar y así, encontrar su recuperación, después de los seis años sin estar cosechando.

Al año sabático también se le conoció como aquel de la liberación o de la remisión. Un ejemplo de ello, lo tenemos en Deuteronomio 15:1 que explica lo siguiente, 'Cada siete años ustedes perdonarán las deudas'.

Acto seguido, en 15:2 se expresan estas líneas 'Esta remisión se hará de la siguiente manera, aquel a que su prójimo o su hermano deba algo lo perdonará, y dejará de exigírselo en cuanto se proclame la remisión de Jehová.'

En este año sabático, del forastero, si se podría demandar el pago, ya que no podía existir pobres en medio de la persona mientras Dios le diera prosperidad, y si observara todas las cosas maravillosas que el proveía. Así mismo, decía que él bendeciría como tenía prometido, y que esa persona prestaría a muchas naciones.

Importancia del año sabático en la Biblia

Cuando nos expresamos respecto al año sabático, es de vital relevancia señalar que este se refleja en varias oportunidades en las sagradas escrituras.

La primera de ellas está en éxodo 23:10,  donde nos indica lo siguiente 'Seis años sembrarás tus campos y sacarás sus frutos.

Por otra parte, se menciona el año sabático en Levítico 25:4 'Pero el séptimo año será de completo descanso para la tierra, en honor a Dios, se le llamará el año sabático.

O sea, de libertad, en el cual no sembrarás tu campo ni podarás tu viña'. Así nuestro padre, sigue inculcando por medio de las escrituras que en ese tiempo se debía guardar reposo.

Comparación del año sabático con la actualidad

En las épocas antiguas, el año sabático se empleaba al glorificar a nuestro Dios de parte de los agricultores al trabajar de forma ardua durante seis años.

Sin embargo, el séptimo era un holocausto a nuestro padre, pero a la vez una demostración de su amor. Al proveerlos de los alimentos necesarios tanto para esa persona así como en todo aquel que lo necesitase.

Hoy día, carecemos de ese majestuoso momento, de enseñanza, el saber compartir lo mucho que pueda poseer un ser y a su vez, apoyar a aquellos que se encuentran a su alrededor. El rico desea serlo más, sin importarle el pobre.

Subir