Sembrar significado bíblico

sembrar

Definición. El significado bíblico de sembrar se refiere a la acción de tipo agrícola de plantar algo en un terreno ya preparado. Además, es común la referencia bíblica de que la siembra es una forma figurativa de la expansión del evangelio. Por tanto, en las sociedades agrarias, la acción de plantar semillas era de gran importancia.

En consecuencia, el relato bíblico de la creación, la siembra aparece como una bendición primordial. Por regla general, el agricultor lleva la semilla a su campo en un gran saco, sobre un burro. Luego llena la bolsa de cuero que cargaba bajo el brazo y las esparce por todo el ancho del terreno, después cubriéndose con un arado.

El sembrador suele caminar por el campo para esparcir la semilla, y luego un familiar o algún sirviente lo sigue con el arado. Los terrenos de trigo dependen en gran medida de las lluvias para su fertilidad. Sin embargo, no llueve de mayo a septiembre. Por tanto, la 'primera lluvia' mencionada en las escrituras cae en la segunda quincena de octubre o principios de noviembre.

Es así que esta suele ser la señal bíblica para que los agricultores comiencen a arar la tierra y sembrar semillas. En consecuencia 'La última lluvia' suele caer de marzo a abril y es muy valiosa para la maduración de la cebada y el trigo. Y los fuertes chubascos de invierno llegan en la segunda quincena de diciembre y duran todo enero y febrero (Joel 2:23).

Sembrar en la Biblia

Además de esta práctica agrícola, Jehová y su pueblo utilizan en sentido figurado el cultivo en Oseas 2:23 y en Jeremías 31:27. Incluso en el Nuevo Testamento es una expresión muy clara de la dispersión del Evangelio. Por tanto, también reconocemos la parábola del sembrador, interpretada en este sentido por el mismo Jesús.

Cuando Jesucristo vino a Israel, no encontró fruto, y por su cuenta se convirtió en el Sembrador, sembrando buena semilla en diferentes tipos de suelo. Es así como el Señor Todopoderoso obtuvo diversos resultados. A pesar de la influencia de Satanás, que trató de impedir que las semillas echarán raíces, algunas cayeron en buena tierra y dieron fruto.

La siembra es también una bella imagen que simboliza la resurrección del cuerpo de Cristo. El cristiano que duerme en el Señor, se siembra en alma natural, en estado de corrupción, vergüenza y debilidad, pero resucitará como cuerpo espiritual.

Subir