Año del jubileo significado bíblico

ano del jubileo

Definición. El significado bíblico de año del jubileo, consiste en una celebración judía que se efectuaba cada cincuenta años. Viene del término hebreo Yobel y se relaciona con el toque de trompeta.

Según la legislación sacerdotal, en Levítico 25:8, se nos muestra lo siguiente 'Contarás siete semanas de años, cincuenta y nueve en su totalidad', es decir, que se debía anunciar. El día diez del mes séptimo, que es septiembre u octubre, que era el día de las expiaciones, en pocas palabras el antiguo Año Nuevo.

El año del jubileo, era una norma divina en la que se proclamaba libertad por toda la tierra, por ser un año sabático. Se dictaba de manera especial en el territorio de Israel, a los que se vendieron en esclavitud, por hallarse en deudas. Para que las herencias de la tierra retomaran a sus dueños originales.

Características del año del jubileo

Esta celebración se caracteriza  por tres aspectos, el primero se refleja en Levítico 25:11 donde dice 'Este año cincuenta será un año de jubileo.

No sembrarás ni segarás los rebrotes, ni vendimiarás la viña sin cultivar. 'En ese día, se comería lo que el campo producía por sí solo. El poblado debía confiar en Dios, pues que él, les suministraría lo que requirieran para su supervivencia.

La segunda es la devolución de las tierras a sus primeros dueños o a sus herederos, así lo estipula Levítico 25:13. 'Este año jubilar cada uno recobrará su propiedad', también, se vendía de manera justa al precio acatando al número de cosechas.

El tercero era la liberación de los esclavos israelitas, los cuales regresaban a su familia y a la posesión de sus padres, con sus mujeres e hijos.

Año de jubileo, una bendición de Dios

En pocas palabras, el jubileo, como abastecimiento divino, era una muestra de sabiduría de parte de Jehová, porque impediría que la nación cayera.

En una división de clases sociales y económicas, era más productivo, contribuyendo con sus talentos y habilidades al bienestar de sí mismo, del individuo, la familia y a toda la nación.

La bendición de Dios sobre las cosechas, la educación en que la ley se diera, traería consigo un disfrute y un excelente gobierno que brindaba a sus habitantes prosperidad.

Además, Dios siempre participaba y deseaba que se cumplieran sus leyes en todo momento. Sin embargo, existieron israelitas que no hicieron caso respecto a los decretos del año del jubileo, y desobedecieron al Altísimo.

Subir