Animal significado bíblico

animal

Definición. El significado bíblico de animal, es un ser con capacidad para respirar o también un individuo orgánico que vive, siente y se mueve por propio impulso. Con base en la Biblia, esta usa el simbolismo como la paloma que representa la paz y se utiliza para ilustrar el Espíritu Santo  descendiendo sobre Cristo en su bautismo.

La clasificación del mundo animal es muy amplia, pero en la mentalidad Hebrea hay que especificarlos según su tiempo. Por su apariencia vulgar en varios apartados se puede observar que se les dividían en tres, el primero eran los terrestres.

En los cuales, existían todas las especies que se movían o arrastraban por el suelo. En segundo lugar, estaban los volátiles, los que tenían alas, incluso los insectos voladores. Y por último, los acuáticos que nadaban y coexistían en el agua.

Animales en la Biblia

Desde el inicio de la Biblia hasta su final, se encuentra el papel que desempeña el animal en la vida de las personas. Algunos de ellos incluso salvaron gente. En el principio, el primer libro de las escrituras en Génesis, se menciona la creación de las especies. En el día quinto, se dice que las criaturas marinas y las aves fueron las primeras en nacer.

La historia no especifica qué tipo de animal o la cantidad que habitaba el mundo. Sin embargo, Dios le dio la tarea a Adán de ponerle nombre a todos, incluso a la serpiente que más tarde sería maldita.

De igual modo, la Biblia nos da a conocer diversidad de animales en varios de sus escritos. Asimismo, se pueden citar a los que se consideraban puros e impuros.

Como debemos tratar a un animal

Algunos piensan que un animal está a nuestra disposición, mientras que otros creen que se les debe tratar como a personas. Pese a ello, el creador ordenó a los seres humanos tener autoridad de los peces del mar, las aves y todo ser viviente que se mueva sobre la tierra.

Por ello, en Génesis 1:28 se nos relata lo siguiente 'Jehová los bendijo, diciéndoles: sean fecundos y multiplíquense, llenen la tierra y sométanla.'

El Altísimo nos hizo a su imagen y semejanza, por eso, tenemos un sentido del bien y el mal, así como una necesidad espiritual. Algo que un animal no posee. Por supuesto que, se le debe tratar de manera justa, pero tampoco hay que llegar al extremo de que sean como los seres humanos.

Subir