Amoz significado bíblico

amoz

Definición. El significado bíblico de Amoz, es padre de un profeta cuyo nombre fue Isaías y sus registros aparecen en el segundo libro de Reyes. Desde estos escritos, se nos relata un pequeño episodio en donde se les mandó al mayordomo y al escriba a los ancianos de los sacerdotes por decreto de un personaje importante.

Asimismo, se cuenta que el hijo de Amoz le envió a decir unas palabras a Ezequías, las cuales, contenían un mensaje importante de Jehová. En donde, le confirmaba que escuchó todas las cosas que se le dijeron respecto al rey de Asiria en su momento.

Por su parte, el pariente de Amoz fue uno de los que tuvo visiones en las que se involucró a Judá y a Jerusalén. Esto aconteció por los días de Jotam, Acaz y Uzías.

Los que, ejercieron una participación relevante en tales territorios y sobresalieron por las acciones que tomaron en favor del pueblo.

También, es válido señalar que el nombre de Amoz proviene del hebreo Amôts que se traduce en español como aquel que es fuerte.

A la par, se tienen registros de que aparece en una inscripción o trozo de tiesto que encontraron los investigadores en la época moderna y que nos revela la veracidad de su existencia en la tierra.

Amoz y el hombre que reveló los secretos de Dios

Sabemos que el hijo de Amoz se llamó Isaías y fue uno de los siervos más resaltantes que se encuentran a lo largo de las sagradas escrituras.

Se conoce con certeza que su padre se caracterizó por sus oficios como pastor de Tecoa y en cuanto al profeta, ofreció varios mensajes de gran magnitud en toda la casa de Israel.

Así como, para las demás naciones del mundo en las que era necesario manifestar los estatutos y las palabras del Altísimo.

En este sentido, Amoz fue uno de los que habló acerca de los juicios que se efectuarían en los reinos de Israel. Sin dejar de lado, una serie de advertencias que pondrían a salvo la vida de muchos hombres en la tierra.

Es por ello, que Amoz le dijo al pueblo que fuesen obedientes ante las ordenanzas de Dios, sobre todo, si deseaban obtener la vida eterna.

Les manifestó que el único camino correcto para alcanzar la salvación, era el del Padre Celestial. Caso contrario, era el de aquellos que cerraban su corazón y no se arrepentían por los pecados que cometieron.

Subir