Amasa significado bíblico

amasa

Definición. El significado bíblico de Amasa, es uno de los capitanes de las fuerzas rebeldes de Absalón. Aunque, este nombre también les perteneció a otros personajes de las sagradas escrituras. Tal término viene del hebreo ámásá que quiere decir Dios nos sostiene sobre sus brazos.

En el primer libro de los reyes, se nos comenta que Amasa era sobrino del rey David e hijo de una mujer llamada Abigail. Su padre fue Jeter y este tipo de descendencia, lo convirtió en el primo de Joab, quien tuvo inconvenientes con él porque no dejó que le calificaran jefe del ejército luego de una revuelta que se presentó en Jerusalén.

Por su parte, el nombre Amasa también figura por un príncipe de Efraín en los días en los que el rey de Israel reconocido como Peka ejerció su poder. Tal anécdota nos relata que venció a unos hombres de samaria a los que, poco después, se les llevó por prisioneros.

Además, al hijo de Hadlai se le llamó Amasa y fue uno de los varones que siguió de cerca los estatutos de Dios y obedeció las palabras del profeta Obed. Tal hecho podemos encontrarlo en el segundo libro de las Crónicas.

Amasa y las fuerzas rebeldes bajo Absalón

Sabemos que a Amasa se le designó para que fuera uno de los capitanes en lugar de Joab en las fuerzas bajo el mandato de Absalón. La razón es que, este hombre seleccionó muy bien a los jefes de millares y conoció la manera exacta de organizarles.

En un inicio existieron tres divisiones de liderazgo en las que se encontraban hombres como Itai, Abisai y Joab. Sin embargo, el pueblo de David no deseaba que se enfrentase a las batallas porque decían que su presencia valía tanto como diez mil de los de su nación. Además, sería bastante complejo para él pelear en batalla en contra de su propio hijo, Absalón.

Pese a ello, David decidió que no renunciaría a su liderazgo y dio la orden para que le trajeran a Absalón de la mano de los capitanes del ejército. Todo ello, sin que se le maltratase o capturase de mala manera. Es aquí en donde Amasa tuvo que obedecer a las órdenes que se le mandaban.

De hecho, podría decirse que Amasa no fue malo ante los ojos de Dios porque de la mano de David se derrotó a su ejército y el pueblo de Israel no se dejó someter ante el carisma y el poder de Absalón, quien era su líder.

Subir