Alfabeto significado bíblico

alfabeto

Definición. El significado bíblico de alfabeto, es la lista de los fonemas que hacen parte de una lengua. Estos se caracterizan porque se ordenan de cierta forma que le otorgan gran sentido. El más riguroso es el que proviene del griego, y tiene símbolos complejos que comienzan en alfa y terminan en beta.

Por otra parte, en la antigüedad existieron alfabetos de origen fenicio, cananeo y griego. Todos ellos, se utilizaron en Palestina diez siglos antes de la llegada de Jesucristo.

No olvidemos que el alfabeto es el conjunto de caracteres tomados para comunicarnos en forma escrita, en el caso del castellano le decimos abecedario. Desde allí, se representan sonidos los que combinamos para así formar las palabras de nuestra lengua. Y este procede de los primeros modos de escritura que fueron tan resaltantes durante su época.

Donde nació el alfabeto

Cuando hablamos hoy en día del alfabeto, es indispensable expresar que el primero apareció en lo que es las regiones de Siria y Palestina, entre los años mil setecientos y mil quinientos antes de cristo. Se trató de una composición de cuneiformes y jeroglíficos.

Como ejemplo, se tiene, la conocida piedra moabita, encontrada en mil ochocientos sesenta y ocho, que contiene inscripciones del siglo diecinueve.

Aunque todos los inconvenientes concernientes al origen de la historia del alfabeto no se resolvieron, no hay duda alguna de que al principio se escribía mediante dibujos sencillos. Lo cual, facilitaba el trabajo de la memoria.

Poco tiempo después, se comenzaron a elegir imágenes que tenían relación directa con las sílabas. Luego, se tomaron caracteres que identificaban los sonidos, ya fuesen consonantes o vocales.

Importancia del alfabeto

La importancia del alfabeto en nuestras vidas es muy grande, debido a que gracias a él, podemos elaborar un idioma con el cual expresamos. Asimismo, nos ayuda a plasmar el amor que sentimos por Dios. Sin dejar de lado, la escritura de actividades y eventos de la cotidianidad que se pueden colocar en libros, canciones, pensamientos, entre otros.

Gracias al alfabeto, logramos anunciar la palabra de Dios a través de la Biblia, puesto que la lectura de la misma aumenta nuestra comprensión, atención, observación, concentración, reflexión, pensamiento crítico y memoria.

Todo ello, trae como efecto el adquirir conocimiento de la historia de las sagradas escrituras. Además, nos ayuda a comprender desde el inicio cuando fue la creación de la tierra, las diversas vivencias, hasta llegar a el apocalipsis.

Subir