Ajo significado bíblico

ajo

Definición. El significado bíblico de ajo, es una planta muy considerada en el próximo oriente y en la antigüedad en general. Es procedente del Asia Central, se le cultiva en huertos desde tiempos muy remotos, y en la actualidad se le clasifica dentro de la familia de las liliáceas.

Es importante mencionar que el ajo echa un bulbo redondeado que se compone de numerosos gajos llamados dientes, su tallo crece en ocasiones hasta una altura de uno o dos palmos.

Tiene hojas planas y alargadas, mientras que sus flores son blanquecinas o rojizas. Por otra parte, esta contiene unas sustancias sulfuradas muy volátiles que le dan ese olor tan característico y fuerte.

El ajo en la Biblia

Cuando discutimos sobre el ajo, es imprescindible expresar que esta planta llegó al Medio Oriente y Egipto hace por lo menos unos cuatro mil años. Por lo que los egipcios la cultivaban y la usaban no solo como condimento, también se le consumía por ser alimento gracias a sus propiedades medicinales.

Es por esta razón, que formó parte de la dieta diaria de los obreros y esclavos que debían trabajar en la construcción de las pirámides.

En la Biblia el ajo se menciona en una oportunidad y se puede observar en números 11:5 de la siguiente manera, '¿Quién nos dará carne para consumir? ¡Y echamos de menos el pescado que comíamos gratis en Egipto y los pepinos, melones, porros, cebollas, y ajos! en cambio, ya no tenemos ganas de vivir.'

Esto ante el recuerdo nostálgico de los israelitas en su peregrinación por el desierto, al no consumir los mismos alimentos que en su tierra, sino el maná dulce.

Comparación entre el ajo y la vida cristiana

El ajo, si bien es una planta que posee muchas características y cualidades que ayudan a la alimentación como a la salud, se le puede comparar con muestra fe cristiana.

La cual, debe cultivarse, desarrollarse y consumirse todos los días de nuestra vida. Puesto que, es relevante nutrir los conocimientos, perseguir, apoderarse, practicar en verdad la palabra del Padre Creador.

Así como el ajo aporta propiedades beneficiosas para nosotros, la fe hacia Dios nos favorece en gran medida. Pese a esto, la actual sociedad presenta un amor al materialismo de una forma desmedida y deja a un lado los ofrecimientos espirituales.

Los que, nos alejan sin lugar a dudas de la tierra prometida y del deseo de seguridad y confort que solo nos puede brindar el Altísimo.

Subir