Priscila significado bíblico

priscila

Definición. El significado bíblico de Priscila es ancianita. Este nombre proviene del griego Priskilla, que se refiere a una mujer de edad avanzada. A esta señora también se le conocía por el diminutivo Prisca. Ella fue una cristiana destacada por su hospitalidad y por el celo en declarar las buenas noticias del reino de Dios.

¿Cómo conoció Priscila a Pablo?

Ella y su esposo Áquila, vivían en Roma, es probable que en ese lugar se convirtieran al cristianismo. El emperador Claudio, hizo un decreto que ordenaba a todos los judíos que vivían en Roma, que debían salir de la ciudad. Es por eso, que esta pareja tuvo que dejar su vida allí y mudarse a Corintio.

Estando en ese sitio, se encontraron con Pablo, quien estaba en una de sus giras misionales. Priscila y Áquila, lo recibieron en su casa y lo hospedaron por un tiempo. Estos tres personajes tenían en común sus creencias y compartían el mismo oficio. Por eso, en las santas escrituras se indica que el apóstol, los ayudó en su negocio de fabricación de tiendas de campaña.

Cuando Pablo decidió ir hasta Éfeso a predicar, Priscila y Áquila lo acompañaron. Su hospitalidad y dedicación al servicio a Dios era tan grande que se ganaron el cariño del apóstol. Este en cada oportunidad que tenía les enviaba sus saludos. Esta pareja permaneció durante un tiempo en ese lugar, hasta que se mudaron de nuevo a Roma.

Sin embargo, no pudieron establecer de manera definitiva en la ciudad. Así que, regresaron a Éfeso. En todos los lugares donde vivieron, ofrecían su hogar con el fin de que la congregación de la zona se pudiera reunir. También acogían a algunos hermanos que necesitaban de un techo para dormir.

¿Cómo ayudaron a Priscila y su esposo a Apolos?

En su primer paso por Éfeso, esta pareja conoció a este hombre, quien era un elocuente al hablar. Él se llenó de valentía y comenzó a discursar en la sinagoga. Aunque era una persona que manejaba muy bien las escrituras, solo conocía el bautismo de Juan. Por eso, cuando Priscila y su esposo lo escucharon, se dieron cuenta de que debían ayudarlo.

Ellos se lo llevaron a un lugar apartado y con mucho tacto le explicaron las verdades de Cristo. Apolos fue receptivo a la corrección y cuando llegó a Acaya le pudo demostrar a los judíos que Jesús era el Mesías prometido.

Subir