Efesios significado bíblico

efesios

Definición. El significado bíblico de Efesios hace referencia a personas provenientes de Éfeso, que era una de las principales ciudades mencionada en las Santas Escrituras. El evangelista Pablo visitó por primera vez la población en su segundo recorrido misional por el año 52. Los cristianos Aquila y Priscila fueron con él. Pero un tiempo después el apóstol partió. Sin embargo, sus compañeros se quedaron para continuar con la labor de evangelizar.

En su tercer viaje misional, Pablo permaneció en Éfeso casi tres años. Durante toda esa época predicó con fervor y se hizo muy amigo de los seguidores de Cristo de esa localidad. Cerca del año 60 o 61, el apóstol escribió la carta a la congregación de Éfeso. En ese instante estaba en Roma encarcelado y esperando que se le juzgara.

¿A qué anima cada capítulo a los Efesios?

El primero subraya que el Creador se planteó establecer un método para organizar su morada. De esa manera, los elegidos que van a estar en el cielo y los que habrá en la tierra se unirían con Dios por medio de Jesucristo. En el segundo capítulo, Pablo compara a la ley de Moisés a una muralla que separó por bastante tiempo a los judíos de los gentiles.

La muerte de Cristo invalidó el pacto de la ley y así demolió la pared que había entre ambos grupos. En el tres, el predicador dice el secreto sagrado del hijo del Altísimo. También explica que la voluntad de Jehová es que haya gente no judía en el pequeño grupo de humanos elegidos para gobernar con el mesías en el cielo.

En el cuarto, el misionero aconseja a los Efesios que se quiten la antigua personalidad que pertenece a su conducta anterior. Luego les dice que se coloquen la nueva, que va conforme a lo que el Padre desea. Ya en el cinco, él sugiere que sigan en el camino del amor, en especial hacia la familia. El seis, tiene el propósito de alentar a los Efesios a ponerse una armadura espiritual para estar fieles ante las dificultades.

¿Quién era el Dios de los Efesios?

La población de Éfeso era afamada por el majestuoso santuario dedicado a la deidad Ártemis. El capítulo 19 de Hechos relata que los plateros de ese lugar ganaban mucho dinero vendiendo pequeños templos en plata de esa deidad.

A casi tres años que estuvo en esa ciudad, el celoso discípulo dijo de manera abierta que estaba mal venerar imágenes. Eso ocasionó que numerosos Efesios dejaran de adorar ídolos y se hicieran creyentes. Por tal motivo, los vendedores se molestaron mucho y produjeron un bullicio.

Subir