Modestia significado bíblico

modestia

Definición. El significado bíblico de modestia, procede de un vocablo hebreo tsa-ná que traducido quiere decir ser modesto. Es tener conciencia de las capacidades y limitantes propias. También alude a la pureza personal y la castidad.

Uso del término modestia en la Biblia

En las escrituras se emplea la expresión para hacer referencia a la manera de vestir de alguien que sirve a Dios. El cual no debe ser extravagante ni llamativa. Pero también, se utiliza para contrastar los actos de la persona presuntuosa. Abarcando la vanidad, jactancia y arrogancia que desagradan a Dios. Por lo que deja ver que es una virtud que va más allá de la apariencia exterior.

Algunos eruditos alegan que se asocia con ser cauteloso y juicioso. Y muchos otros señalan que se refiere a ser reservado o humilde. Debido a que la persona manifiesta vergüenza, amor propio, sobriedad y moderación. Es una cualidad que en la Biblia se cita en varias ocasiones. Da a entender que para agradar a Dios hay que ser modesto.

Un ejemplo perfecto de modestia fue Jesucristo, quien no hizo nada por su propia iniciativa. Si no hacer la voluntad de su padre. Al igual que los siervos de Jehová del pasado, que reflejaron humildad y aceptaron la corrección que se les dio.

¿Por qué es importante la modestia?

En la Biblia la frase se relaciona de forma estrecha con la humildad. Con tener conocimiento de las limitaciones y de actitud a adorar a Dios. Además, Jehová favorece a los que expresan esa virtud. Como resultado, él los bendice. Un relato que se cita en las escrituras es sobre Eliú. Cuando los tres falsos amigos hablaban con Job, él esperó con paciencia.

Dejó que los mayores se expresaran y al llegar su turno, dirigió la atención hacia el creador. Por su parte, José, otro siervo fiel del pasado, reflejó esa modestia. Cuando estuvo frente al faraón, este le pregunto si podía interpretar sus sueños. José le atribuye esa capacidad al todopoderoso.

Otro caso fue Gedeón, a quien Jehová comisionó para salvar a los israelitas de los madianitas. Reconoció que los que estaban con él eran pocos en comparación con los del ejército de Madián.

También, se mencionan a otros personajes del pasado que desplegaron la modestia al inicio, como Salomón. El altísimo le preguntó que quería y él no pidió cosas materiales, ni riquezas o fama, sino sabiduría para gobernar. Esto fue agradable a la vida de Dios.

Subir