Inmundo significado bíblico

inmundo

Definición. El significado bíblico de inmundo es toda aquella persona o cosa que se considera asqueroso o repugnante. Incluso este término se refería a las actividades que podían contaminar el cuerpo en sentido moral. Las personas que deseaban agradar a Dios, debían evitar estar en esa condición, para que su adoración fuera aceptada.

¿Por qué la lepra hacía inmundo a quien la portaba?

Esta era una enfermedad repugnante que se contagiaba con mucha facilidad. Las áreas afectadas tomaban un color blanquecino, donde aparecían úlceras que se comían la piel. Por eso, se requería de medidas de control muy severas. Esto incluía un aislamiento prolongado, donde el paciente debía taparse la boca y advertir a los que se le acercaran que estaba inmundo.

Para confirmar que la lepra ya no representaba un peligro, el sacerdote debía verificar en varias ocasiones a la persona hasta considerarla limpia. Para los israelitas esta enfermedad era inmunda porque Jehová se los había ordenado. Además, estas personas expedían mal olor y una secreción que se quedaba en la ropa o cualquier objeto que utilizaran.

Esto podía ser un puente para que otras personas se contagiaran y se presentara una pandemia entre los habitantes. Quienes padecían de ellas, se les trataba con desprecio y se les mantenía alejadas. Por eso, el leproso que se le acercó a Jesús para pedirle que lo curara, debió tener mucha fe.

¿Qué otras circunstancias hacían que alguien fuera impuro?

Existían ciertas situaciones comunes que exponían a los israelitas a la impureza. Estos eran las relaciones sexuales entre una pareja casada, el flujo de la menstruación y cuando una mujer daba a luz. Para algunos era incomprensible que estas condiciones tan naturales necesitaran de una ofrenda que les permitiera mezclarse con el pueblo.

Lo que esas personas no ven, es el trasfondo de la ley. Jehová quería que los israelitas entendieran lo importante y el respeto que se debía darles a los órganos sexuales. Esto no solo representaba el placer que se podían dar ambos, sino que era el medio de reproducción de los seres humanos. Además, estas medidas de higiene eran beneficiosas para quienes lo practicaban.

Por otro lado, los que tocaban o tenían que preparar un cadáver que se iba a enterrar también se les consideraba inmundos. Esto incluía al cuerpo de un ser humano o de cualquier animal. Por eso, debían esperar un tiempo determinado hasta que le pasara la contaminación. Así, si había una infección o bacteria en la persona, se evitaba que se propagara.

Subir