Het significado bíblico

het

Definición. El significado bíblico de Het, es bisnieto de Noé, que tiene registro en el libro del Génesis. Fue descendiente de Canaán y su hermano se llamó Sidón. El término de su nombre viene del hebreo Jêth que se traduce como terrible o temblor.

Asimismo, se sabe que Het fue el progenitor de la raza de los heteos. A los que, también se les reconocía de hititas. Y que además, el Padre les hizo la promesa de sacarlos de mano de los egipcios para que disfrutaran de la tierra en la que fluía leche y miel.

Por otra parte, en la Biblia se registra un hecho en la localidad de Hebrón cuando Abraham quiso comprar una cueva de Macpelá para emplearla como sitio de sepultura. Este lugar perteneció a los hijos de Het.

Conviene mencionar, que el nombre Het aparece pocas veces en la Biblia y en la gran mayoría de ellas, se hace alusión a sus descendientes. De hecho, dos de las esposas de Esaú fueron hijas de este personaje y causaron discordia y aflicción en sus familiares. Dado que, su madre dijo que no deseaba que se creara un parentesco entre ellos.

Het y los heteos

En el libro del Génesis, se menciona a los heteos por ser el pueblo que descendió de manera directa de Het. Muchos estudiosos de la Biblia, dicen que desempeñaron un papel importante en sus relaciones con Israel y que fueron partidarios de la doctrina del Señor.

De igual forma, el término heteo, como linaje de Het, también se le conoce por hititas, partiendo de la genealogía de Cam y de Canaán. Estos pueblos y sus familias, se dispersaron por el territorio de los cananeos desde Sidón hasta Gaza.

Es por ello, que los heteos también fueron parte de la gente de Canaán. Puesto que, Abraham habló sobre la posesión de la tierra y su repartición de su convenio con Dios. Por lo que, le dijo que a su descendencia que multiplicaría a sus hijos y los frutos de las cosechas serían prósperos para alimentar a sus familias.

Gracias a este convenio, Abraham habitó en el territorio de los heteos y tuvo buenas relaciones con sus vecinos. De allí, sobresale el relato de la cueva de Macpela en la que más adelante, enterraría a su esposa llamada Sara. Y que obtuvo por medio de Efrón, hijo de Het en la que también se sepultó a Jacob.

Subir