Forastero significado bíblico

forastero

Definición. El significado bíblico de forastero hace alusión a una persona que no es oriunda de la zona donde se encuentra. Se dice que este ser llega desde fuera de la ciudad y que, en la mayoría de los casos, tampoco vivirá de forma permanente allí. Se tiene un estigma que vienen a causar el mal o que proporcionará alguna desgracia al poblado.

Una persona foránea se nota de manera sencilla en los pueblos, que es donde llama más la atención, y en la mayoría de las veces se tiene fuertes prejuicios ante estos. En las santas escrituras era común que ver que las mudanzas eran muy esporádicas, por lo que era extraño recibir esta clase de personas. Tomando frente a los mismos grandes sospechas e, incluso, siendo tratados de mala manera, apartándolos aún más.

Sin embargo, a pesar de este estigma, se narra como durante el reinado de Salomón, los israelitas tenían la obligación de ayudarlos. Esto debía tomarse como una acción desinteresada, por lo que no importaba mucho su mala fama de forastero. Este hecho se debe a un decreto de Moisés, donde explicaba que todos tienen que poseer protección y una mano amiga.

Por ello, sí era pobre, debía ser tratado como un rico y gozar de las mismas ventajas que el resto de los habitantes. Tratándose con igualdad. Lo único es que sí estaba pagando alguna condena, no podía liberarse durante el primer año, lo contrario a los esclavos hebreos.

El significado bíblico de forastero no varía del Antiguo Testamento al Nuevo Testamento, ya que se mantiene el estado de foráneo. La única diferencia resaltante entre ambos era que se marcaba mucho el país o región de procedencia.

¿Qué simboliza un forastero en la Biblia?

En el Antiguo Testamento se relaciona con la limitación que viven algunos hombres ante el reino de Dios, puesto que son ajenos a la Tierra Prohibida. Asimismo, se usan como símbolo en algunos relatos como un ente maligno y sospechoso. De esta forma, incluso se llega a usar como sinónimo de demonio, por el hecho de que se dice que son forasteros de la Tierra.

Estos entes, que solo siguen órdenes de Satanás y que tienen como meta hacer el mal, alimenta mucho a la costumbre de señalar lo ajeno. No obstante, se cree que estas personas pueden llegar a integrar nuevas enseñanzas, por lo cual no deben de ser juzgadas.

Subir