Favor significado bíblico

favor

Definición. El significado bíblico de favor, tiene que ver con la acción de ser misericordioso o considerado con el prójimo. Viene del verbo janan que aparece numerosas veces dentro de las sagradas escrituras y que sugiere una gracia inmerecida.

Por su parte, la palabra favor en la Biblia, expresa generosidad o regalo noble que sale del corazón de las personas. Lo vemos así en el siguiente pasaje del Génesis 33:11 'Acepta, te ruego, mi presente que te traigo con humildad, porque Dios me ha hecho merced, y todo lo que aquí se encuentra es mío. E insistió con él, y Esaú lo tomó.'

Asimismo, se dice que Dios es un favor no merecido porque realiza acciones buenas por sus hijos a pesar de los pecados cometidos. Esto lo podemos percibir en la liberación del pueblo de sus enemigos y de todas las penas que los aquejaban en los tiempos antiguos.

El Padre Celestial extendió su favor y misericordia para aquellos que le pidieron, como se aprecia en el siguiente versículo bíblico del Éxodo 34:6 'Y pasó Dios por delante de él, y entonces proclamó: ¡Jehová! ¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad.'

Favor en el Nuevo Testamento

Por su parte, el término favor está muy presente en el NT para denotar perdón no solo humano sino también divino. Sin embargo, se le reconoce más con la palabra gracia en los casos en los que las personas le pedían al Padre que les ayudara a llevar una vida moral.

Así pues, la palabra favor aparece muy pocas veces en los labios de Jesucristo. Ya que, se asociaba más con la gracia divina. De hecho, podemos apreciar el significado y la doctrina de tal palabra en diversas de sus parábolas. Tales como, la de los labradores en la viña y la de la gran cena.

Favor y los hombres

Si bien la palabra favor se relaciona de forma directa con la gracia y la misericordia de Dios, también la empleaban los hombres. Por lo que, expresaba el amor hacia otro ser humano y este se reflejaba en acciones que le ayudasen a salir de un problema o vicisitud. Todo ello, por voluntad propia y haciendo caso de su libre albedrío.

Cabe destacar, que las personas también pedían el favor del Padre Celestial para que los acompañase en el camino al lado de Jesucristo y así alcanzar sus promesas y tener vida eterna.

Subir