Engaste significado bíblico

engaste

Definición. El significado bíblico de engaste, es montadura que se colocaba sobre el ornato y que se elaboraba a partir de metales preciosos. Se trataba de un trabajo delicado en donde sobresalían piedras de gran belleza cubiertas en oro.

Asimismo, la palabra engaste tiene relación directa con cierto tipo de adornos que se colocaban encima del pectoral por medio de unas cuerdas. Algunas de las perlas, se caracterizaban por ser desiguales de los lados, pero siempre resaltaban por su belleza. Y que a la vez, se colocaban en el efod del sumo sacerdote.

Por su parte, la palabra engaste aparece numerosas veces a lo largo del libro del Éxodo y siempre hace referencia a la elaboración del efod y el pectoral. Los cuales, no podían vestirse sin que se usaran piedras preciosas que representaran la magnificencia de Dios.

Importancia del engaste en la Biblia

Cuando hablamos del engaste, nos referimos a elementos hermosos y de gran calidad que manifestaban la adoración hacia el Señor. Pues, simbolizaban su gloria, poder y misericordia para con los seres humanos. Es por esta razón, que quienes se encargaban de tales adornos, se comprometían con su trabajo.

Asimismo, el engaste representa la importancia de entregar lo mejor de nosotros mismos cuando se trata de la alabanza hacia el Eterno. En este sentido, nos enseña que no debemos dejarnos llevar por ninguna restricción que tenga que ver al invocar su nombre.

El engaste y el efod del sumo sacerdote

Así como podemos observar la presencia de Cristo en el tabernáculo, también es posible visualizarla a través de las vestiduras de los sacerdotes. De allí radica la relevancia del engaste. En la Biblia, se nos relata que estos aspectos indican el carácter moral de los hombres. Siendo así, que se evidenciara la presencia de materiales como el lino que se vinculaba con la pureza de los santos.

Al ver a Jesús en el efod del sumo sacerdote, nos acercamos más a su manifestación sagrada. Pues, el engaste transmitía la honra de las personas que brindaban la palabra de Dios hacia el pueblo. Tales aspectos se relacionaban con la hermosura y la apariencia que distinguían a Cristo de los demás hijos de los hombres.

De hecho, en el libro de los Salmos aparecen varios versículos que nos indican que solo Cristo posee la gloria del Eterno. Y que, ningún mortal podría compararse con su belleza que se relacionaba con la del engaste que se utilizaba en las vestiduras sagradas.

Subir