Deudor significado bíblico

deudor

Definición. El significado bíblico de deudor hace referencia a aquellos que poseen atrasos en un pago. Una manera de explicarlo mejor es ver la definición de deuda.

Cuando un individuo obtiene una conveniencia de otro sujeto, pero este beneficio no se otorgó de forma gratuita, la persona que lo alojó debe pagar el servicio que ha recibido. Ya sea un bien material o moral, y tiene que retribuir de forma tal.

Por lo tanto, mientras que la persona beneficiada no haya satisfecho la deuda. Se convierte en un deudor y se le llamará como tal hasta que no cumpla con la retribución adecuada. Esta definición no ha cambiado mucho en tiempos recientes, pero si ha alterado el modo en que las personas entran en deudas.

Deudores en la antigua Israel

En esta época era un gran infortunio llegar a ser un deudor, ya que el que debía se volvía un vasallo de aquel que le financio. Es por esto que se le enseñó al pueblo de Dios a prestar sin querer recibir algo a cambio. Al efectuar esta acción sin interés de retribución alguna, el deudor no llegaría a sufrir un destino tan cruel.

Por eso, cuando un Israelita necesitado buscará aporte de un compañero, podía estar tranquilo de que no iba a dejarse la vida por un poco de ayuda. Puesto que el pueblo de Dios se cuida entre sí.

Referente a los foráneos

Aunque se indicó también pedirles a los extranjeros un pago, por esto se ha interpretado que esta enseñanza no aplica cuando el Israelita no esté en casos de necesidad.

A los comerciantes se le piden pagos acordes y estos suelen retribuir sin problemas al poseer mayores riquezas. Esto se debe a que los mercaderes llegaban a Israel por un tiempo corto y ellos prestarían a otros individuos con intención de recibir un reintegro de dinero. Por lo tanto, tiene sentido pedirles que retribuyeran sus deudas.

Una tercera persona podía pagar la deuda pendiente de alguien, pero esta práctica suele ser criticada. Ya que se debe a que el fiador llegaría a ser afectado en el caso de que el deudor fuera a eludir con pago. Con todo esto, la ley era fuerte en este ámbito para proteger a los solicitantes y también a los que debían.

Tal era la ley que se demandaba a un ladrón pagar el bien que se había robado, de no lograr el hecho, su destino es que sea vendido como un esclavo.

Subir