Deidad significado bíblico

deidades mesa cielo

Definición. El significado bíblico de la palabra deidad proviene del latín 'deitas', se usa como sinónimo de Dios en las distintas religiones. Se refiere a un ser divino, que se caracteriza por poseer poderes sobrenaturales que traspasan las habilidades humanas. Estas figuras son idolatradas por las personas que tienen fe en ellas, a estos se les llama fieles, creyentes o seguidores.

La manera en que estas entidades están representadas es distinta, dependiendo de la religión, tradición, cultura y periodo en el tiempo. Existen doctrinas que creen en un solo Dios, se les llama monoteístas, también están las politeístas que tienen más de un ser para adorar. En algunas, las costumbres de otorgar una imagen o forma en concreto a los Dioses es una falta.

En otras se veneran deidades con aspecto de humano o animal, incluso combinaciones amorfas que poseen rasgos únicos. Es común que estos atributos simbolicen los poderes o dones propios que le dan sentido a su identidad. En la cultura popular se les hace responsable de la creación del todo, el universo y la vida, la naturaleza del cosmos y el tiempo.

La deidad en la Biblia

En un pasaje del libro 'Colosenses' se encuentra el término griego 'theotes' que incorpora la idea de una divinidad o ídolo. En los textos sagrados se asevera la figura de Jesucristo como omnipotencia, parte de la Trinidad. El hijo de Dios es la manifestación del Espíritu Santo y el Padre en la forma física, semejante al hombre en la tierra.

En la antigüedad, había situaciones en las que los límites entre humanos y divinidades estaban poco definidas. Existieron reyes y personajes poderosos que se proclamaron a sí mismos una deidad. La Biblia advierte de esto, previene a los fieles de tener cuidado con los falsos Mesías que insultan la voluntad del Creador.

En la historia existieron culturas que idolatraban cantidad de Dioses, por ejemplo, es popular el conocido Olimpo en la Antigua Grecia. Estos residían en un monte majestuoso, eran alrededor de catorce entidades gloriosas. Los Dioses olímpicos conforman una de las partes más importantes de la mitología griega y romana.

Por otro lado, la palabra también se puede emplear de manera coloquial, con una connotación de poderío. Así que, se usa para llamar a quien se supone superior y cuenta con diversos privilegios. En los mandamientos del Señor se señala al que comete idolatría, profana la verdad que Jesús anunció.

Subir