Chisme significado bíblico

chisme

Definición. El significado bíblico de chisme es conversar de forma ociosa de cosas que conciernen a otros; difundir rumores aparentes. Las Santas Escrituras instruye que se impida el habla paseante, pues muestra que la lengua es difícil de dominar.

Además, compone un universo de iniquidad entre los pertenecientes de una iglesia, ya que mancha todo el cuerpo e incinera en fuego el círculo de la vida oriunda. En Santiago 3:6 el escritor destaca lo tan destructiva que es esta plática cuando dice lo siguiente: 'Y es enardecida en llamaradas por la Gehena'.

En Proverbios 15:2 específica que dicha manera de expresarse corresponde a ser una persona estúpida o tonta; es un nudo y puede conducir a destrucción al que lo hace. En el capítulo 10:19 del mismo libro indica que 'En la cantidad de palabras no deja de haber pecado'. También agrega que el mantener refrenados los labios, es un hecho reservado. Asimismo, en el 21:23 muestra el resultado contrario al decir que 'El que protege su boca y su lengua, cuida su vida de las inquietudes'.

¿Qué es el chisme?

Esta es un habla que divulga algunos actos o cuestiones de otros individuos. Pudiese ser una habladuría injustificable, inclusive una falsedad, y la persona que lo divulga, aunque no sea cuerda de la calumnia, se hace garante de popularizar una farsa. Puede que el chismoso platique de las fallas o traspiés de una persona.

Pero así sea verdad lo que divulga, está haciendo algo malo y manifestando falta de cariño. El proverbio 17:9 expone que 'El que oculta la falla busca amor, y el que continúa conversando de una cuestión aleja a los que se han habituado entre sí'.

Actitud del apóstol Pablo ante el chisme

Él advirtió con solidez al cristiano Timoteo en lo que tenía que ver con la conducta de las viudas jóvenes. Más que todo a las que no poseían una casa que atender y que no se enfocaban en predicar al prójimo. Él señaló: 'También pasan a estar de vagas, averiguando por las viviendas; sí, no solo a andar de haraganas, sino que son chismosas y metidas en motivos de otros, dialogando de sucesos que no debieran'.

Esta manera de proceder era indecente. El mismo apóstol dijo sobre unos creyentes de Tesalónica: 'Están comportándose de manera desordenada, y no realizan ningún de trabajo, sino que se meten en lo que no les incumbe'.

Subir