Carro significado bíblico

carro de fuego

Definición. El significado bíblico de carro se usa para referirse a un vehículo que ayuda al transporte de objetos, alimentos e incluso personas.

El término carro en la Biblia es utilizado varias veces para mencionar a una especie de cuadro de madera generalmente con dos ruedas. Dicho cuadro forma una carreta con el espacio necesario para poner los objetos o personas que se requerían transportar.

Los carros en la antigüedad eran impulsados por uno o dos caballos en la parte de adelante. Aunque en algunas ocasiones estos vehículos usaban vacas o bueyes, como se muestra en varias pinturas como la del arca de la alianza.

Carros en la Biblia

Los carros de la antigüedad eran herramientas útiles con los que se podía trabajar. En este sentido, muchos de estos vehículos fueron usados en los campos para ayudar a los campesinos a recoger cosechas. Por lo que al subir los granos, espigas y otros en las cestas de los carros, estos se podían trasladar de manera más sencilla.

No obstante, los carros eran utilizados en mayor medida para las guerras y el transporte de los soldados. Los vehículos bélicos eran una cesta abierta por la parte trasera amarrada a unos caballos que tiraban y movían la cesta. Por lo general cada carro contaba de un conductor, un escudero y un par de soldados.

En el territorio palestino estos no eran muy comunes, pues la tierra era muy mala para que las ruedas se movieran de manera correcta. Así pues, debido a la naturaleza del territorio los carros se accidentaban mucho al perder las ruedas. Dichos vehículos eran usados en mayor frecuencia por los Egipcios, sirios y etíopes.

Este tipo de transporte también era utilizado por los gobernantes para ser movidos de un lugar a otro. Esta práctica viene desde tiempos muy antiguos pues se sabe que los faraones eran transportados por sus esclavos en carpas a las cuales se les denominaba con un término similar a carro.

El carro de fuego

En la Biblia uno de los carros más importantes es el vehículo que recoge de la tierra al profeta Elías y lo lleva a Dios. Según el relato, el discípulo y sucesor de Elías, Eliseo vio como un carro de fuego, empujado por caballos de fuego se llevaba al profeta hasta desaparecer.

Elías le había dicho que si podía ver este vehículo podía recoger el manto del profeta y continuar como su sucesor.

Subir