Asrielitas significado bíblico

asrielitas

Definición. El significado bíblico de asrielitas, es conjunto de hombres y mujeres que pertenecieron a la familia de Asriel. La mayoría de sus registros se nos relatan en el libro de los Números, aunque, en realidad, las fuentes son escasas.

 

Sin embargo, es un hecho que los asrielitas formaron parte importante respecto al linaje de Asriel. Un personaje al que se le menciona junto con Maquir.

La razón es que, ambos fueron los hijos de Manasés. No obstante, algunos estudiosos recalcan que se trató de su bisnieto.

Por su parte, la palabra asrielitas viene dada de la raíz hebrea Asrî'êl que se traduce como Aquel a quien Dios ayuda.

Es por eso, que es posible deducir la relación con las bendiciones que les legó Manasés al estar emparentado con José y Jacob. Siendo estos miembros de la descendencia real de la que surgió la figura del Mesías.

Asimismo, los asrielitas fueron parte de la promesa que Jehová le hizo a Manasés. Ya que, el día de su alumbramiento, Jacob le emitió una profecía.

La cual, decía que él y su descendencia serían muy prósperos sobre la tierra al repoblarla por completo. Todo esto, con la finalidad de que formara parte de una de las tribus más importantes de Israel que se conocen hasta la fecha.

Los asrielitas y la herencia de la tierra

En los tiempos antiguos, Jehová les habló a sus hijos respecto a la tierra prometida que heredarían aquellos que estaban inmersos en los clanes de familia que siguieron su voluntad.

Así pues, los asrielitas y los de la media tribu de Manasés, obtuvieron porciones de terreno y regiones que comprendían diversas ciudades antiguas.

Algunos de ellos se instalaron en zonas como Basán, Galaad, Astarot y Golán. Mientras que otros, se posicionaron al oeste del Jordán. Es muy probable que los asrielitas tuvieran sus ciudades establecidas en Isacar o en Aser.

Además, figura el hecho de que los manasitas sometieron a los cananeos que aún permanecían en sus tierras. Pues, no quisieron echarlos de allí.

Luego de que se llevó a cabo la repartición de la herencia a los asrielitas y a las demás tribus, obtuvieron las bendiciones del Señor.

A su vez, Josué les exhortó a que siguieran adorando su nombre y realizando actos sagrados en los que servirían a Jehová.

Es por ello, que los asrielitas edificaron altares que estaban hechos para constatar la fidelidad que sus miembros sentían hacia el Padre Celestial.

Subir