Arnón significado bíblico

arnon

Definición. El significado bíblico de Arnón hace referencia al valle ubicado en la costa oriental del mar Muerto. Este se encuentra en un desfiladero profundo, con un río que se alimenta por varios torrentes de aguas. Junto al Jordán, son los acuíferos más importantes que desembocan en esa costa marítima. La zona se caracteriza por arenas rojas y amarillentas, sus aguas cristalinas con abundantes peces. Allí crecen los sauces, adelfas y otras plantas.

¿Por qué Israel tuvo que pelear para pasar por el Arnón?

Cuando los israelitas salieron de la esclavitud, les tocó hacer un largo viaje con la finalidad de poder recibir la tierra que les había prometido. En ese momento el Arnón era la frontera en los amorreos y los moabitas. Así que Moisés les envió un mensajero a las autoridades de la zona para pedirles permiso de que el pueblo pudiera pasar por allí y seguir su viaje.

Él se comprometía a que ninguno de sus hermanos se desviaría o haría algún daño. Sin embargo, el rey de los amorreos no aceptó la solicitud porque desconfiaba de ellos. El hecho de que Israel tuviera que seguir ese camino no era un capricho de Moisés, más bien formaba parte de los planes de Jehová.

Como este rey no quiso aceptar la petición de la nación, Dios se enojó mucho con ellos. Por eso permitió que Israel peleará y les ganara a sus enemigos. El valle de Arnón se les asignó como herencia a los hijos de las tribus de Rubén y Gad.

¿Por qué tuvo Jefté que defender la zona de Arnón?

Mucho tiempo después, los israelitas hicieron lo que era malo a los ojos de Jehová y él permitió que los ammonitas los oprimieran por 18 años. Cuando los clamores de las personas llegaron a ser muchas y se arrepintieron de su mal camino, Dios aceptó ayudarlos a recobrar la paz y la libertad en su tierra.

El motivó a los ancianos de Galaad, a buscar un caudillo que los guiara en esa batalla. Ellos con anterioridad habían desterrado Jetfé y lo despojaron de su herencia. Sin embargo, recurrieron a él para que fuera su líder y juez. Este hombre mandó un mensajero al rey Sehón, quien quería tomar la tierra del valle Arnón.

Ante la negativa del monarca, Jefté le hizo una promesa a Jehová. Sí este le daba la victoria, él le entregaría a su servicio en el templo al primero que saliera a su encuentro cuando regresara. Dios cumplió su parte y el hombre también lo hizo, aunque su única hija debía irse de su hogar.

Subir