Aristarco significado bíblico

aristarco

Definición. El significado bíblico de Aristarco, es uno de los compañeros más importantes que consiguió Pablo en su paso por la tierra. Es por ello, que se considera que tuvo un papel relevante dentro de la historia del cristianismo. Todo esto, a pesar de que no se le brindó el mérito que merece, a diferencia de los apóstoles.

Aristarco y Gayo

Ahora bien, la aparición de Aristarco se nos señala en el libro de los Hechos. Por aquellos tiempos, se presentó un altercado y confusión de una turba que estaba en Éfeso.

Pues, había varios comerciantes como Demetrio, que hacían dinero a costa de la fabricación de una deidad falsa hecha de plata y otro tipo de materiales valiosos.

De tal modo, Pablo se adentró en la ciudad para predicar, con el propósito de que las personas dejaran de alabar a Artemis.

Sin embargo, Demetrio les dijo a los artesanos que las palabras de ese hombre representaban una amenaza para su economía. Por eso, les infundió miedo y se encolerizaron con Aristarco y Gayo, sus compañeros.

Es así, como sus amigos le advirtieron a Pablo que se quedara en donde estaba porque de lo contrario, sufriría un gran peligro en el teatro.

De hecho, es posible que Aristarco y Gayo se sintieran angustiados ante la multitud fanática que pretendía poner en riesgo sus integridades. No obstante, lograron salir ilesos de allí.

Ejemplo de Aristarco

A pesar de encontrarse en peligro porque las personas lo relacionaron con Pablo, Aristarco siguió siéndole fiel.

Si bien aquella experiencia fue difícil, él pensó que su camino era seguir siendo misionero y bajo ningún motivo, prefirió llevar una vida tranquila si se alejaba de su compañero.

Además, se sabe que este hombre provenía de Tesalónica y conocía los peligros a los que era probable que se enfrentase.

Aristarco siguió con Pablo en su camino enalteciendo las buenas nuevas procedentes del evangelio. Según otros episodios que nos narra la Biblia, también podemos apreciar que sobresale por afrontar la oposición y por mantener la fe hacia Dios intactos.

Su resolución de servicio fue muy elevada y esto nos demuestra que amó al Padre no solo en los momentos buenos, sino en las situaciones de tempestad.

Su ejemplo nos enseña a seguir con la cabeza en alto, no importa el tipo de dificultades que se atraviesen en el camino.

Así como Aristarco fue un socorro fortalecedor para Pablo, nosotros debemos imitar su comportamiento con nuestros semejantes en la fe de Cristo.

Subir