Adarga significado bíblico

adarga

Definición. El significado bíblico de adarga se refiere a un tipo de escudo elaborado de un cuero tan resistente que se usó por siglos. Era de uso único para situaciones en donde el bienestar físico se veía en riesgo, mejor dicho en guerras o peleas violentas.

Este objeto no aparece con frecuencia en las sagradas escrituras, pero sus apariciones son para describir situaciones donde la protección es necesaria. El origen se cree pertenece a los musulmanes, siendo más específicos a los guerreros de la caballería.

'Daraqah' era la manera correcta en como escribir en épocas pasadas y su significado sigue siendo escudo. Es así que una adarga llega desde esa cultura a destacar dentro de las escrituras bíblicas.

Este efecto no es sorprendente porque civilizaciones como la romana y la griega las tenían dentro de sus artillerías bien resguardadas.

Otras de las características que comparten estos elementos es la forma, se les recuerda por su estilo de corazón u ovalada. Con el tiempo, la técnica y los materiales con que se elaboran varían y el acero u otros más fuertes se emplean.

En consecuencia, para aquellos que buscan diferenciar una adarga de un de escudo, se verán con la imposibilidad de hacerlo. Todo esto gracias a que la primera es la expresión primitiva de la segunda.

Pero un dato sorprendente de las adargas es que no eran siempre de un tamaño moderado. Porque si en su construcción se usaban madera y hierro, pueden crearse muros imponentes como una gran fortaleza.

La adarga del Señor supremo

Uno de los pocos versículos en donde aparece, habla de este como un instrumento que utiliza Dios para protegernos de la mejor manera contra todo aquello que pueda molestar nuestro bienestar.

En uno de los salmos nos relata la forma en como el Señor dispone en su ser toda una protección. Cada uno de nosotros que estamos bajo sus alas podemos sentirla.

Personas de gran importancia en el ámbito religioso también se nos dice que poseían adentro de sus armas una adarga. Ejemplo de ello es Salomón, que dentro de sus herramientas de defensa contaba con una de estas.

De un modo figurativo se nos invita a mantener ante nuestra alma una de ellas para resguardarnos de aquellos sentimientos y hechos que nos alejan del señor.

Subir