Aprisco significado bíblico

aprisco

Definición. El significado bíblico de aprisco es lugar donde los pastores reúnen al ganado para resguardarlo de la intemperie. Está, por lo general, se componía de una vaya o muro de piedras donde se encerraba a los animales. Así se evitaba que los ladrones o los depredadores se los llevaran.

¿Por qué eran necesarios los apriscos?

En la antigüedad, era común que muchos israelitas criaran ovejas. A estas se les sacaba bien temprano en la mañana, con la intensión de que comieran de los pastos del campo. En ocasiones, tenían que recorrer una gran distancia para poder alimentarse. Así que, no era posible realizar el viaje de regreso a casa.

Cuando les llegaba la noche, los pastores debían protegerlos de las inclemencias del tiempo y todos los peligros. En algunas oportunidades, utilizaban cuevas o refugios naturales. Aunque en la mayoría de los casos, buscaban un recinto que tuviera un cercado permanente. Uno de los más usuales eran los que se fabricaban con piedra.

Estos muros solían tener espinas u obstáculos, para que los ladrones o los depredadores no pudieran entrar. También es posible que tuvieran construcciones pequeñas con un techo bajo. Así que conservaba el calor y se impedía que los animales se mojaran con la lluvia. No era extraño, que varios pastores usaran el mismo aprisco.

Esto no generaba confusiones entre los rebaños, ya que cada animal reconocía la voz de su pastor. Además, estos lugares solo tenían una entrada, donde se apostaba un portero que en las mañana abría la puerta a cada ovejero. Esto hacía de la salida más organizada y se evita que alguien se llevara las ovejas de otro.

Sucesos importantes en los apriscos

Cuando los israelitas estaban a punto de tomar la tierra prometida, pasaron por la región de Jazer y Galaad. Los hijos de la tribu de Rubén y de Gad, se percataron que esta zona era muy buena para la cría de sus animales. Así que, le pidieron a Moisés que les diera este sitio como su herencia, puesto que ellos tenían mucho ganado.

Otro momento relevante, fue cuando Saúl perseguía a David y sus hombres para quitarle la vida. Pasando por los precipicios de las cabras monteses, encontró un aprisco y después una cueva. Allí entró a hacer sus necesidades, sin saber que su objeto de búsqueda se estaba dentro. Aunque esta era una oportunidad para el futuro rey de eliminar a su enemigo, él decidió respetar al ungido de Dios.

Subir