Ancla significado bíblico

ancla

Definición. El significado bíblico de ancla, corresponde al instrumento que utilizan las grandes embarcaciones con el propósito de dar estabilidad al barco. De ese modo impide que la marea lo deje a la deriva.

Descripción del ancla

Esta herramienta existe de diversos tipos. Y de acuerdo a la variedad, localiza en un lugar específico de la nave. El de leva, lo lleva en la proa. El de respeto, lo tiene a la mitad del barco, es decir, en el centro. Y los de cordera, se observa en la popa. Las características de la elaboración del ancla, es de un material resistente.

Por lo general de hierro y pueden llegar a tener un peso de tres toneladas. Eso permite sujetar el barco en el mar. Así evita que las corrientes de agua lo muevan de su posición. La de fondeo, posee dos ganchos para fijar la nave en el fondo del mar. Dependiendo del tamaño de la embarcación, se utiliza la cantidad de anclas.

Los pequeños, solo tienen una, que está pegada a la nave con cadenas resistentes. Mientras que los grandes barcos, deben tener hasta tres. Estas se ubican una en la popa y dos en la proa, agarradas con cadenas. En los buques de petróleo, suelen usar anclas de diez toneladas. Es una herramienta vital en toda embarcación.

Referencias del término ancla en la Biblia

En las escrituras se mencionan pasajes donde se habla del ancla. Uno de ellos es cuando Pablo se encontraba en un barco. El registro narra que los marineros de esa nave lanzaron al mar cuatro anclas desde la popa. Estaban atemorizados y temía un naufragio y perder la vida.

Por eso, cortaron las cuerdas que las sujetaban y las dejaron caer. En esa época, las anclas eran de piedra y madera, con forma de gancho cuyo peso lo complementaban con metal o plomo. Es probable que sea una de esas que tenía el barco donde viajaba el apóstol.

En aquella experiencia del personaje, tuvieron que medir la profundidad del agua, emplearon una sonda. Por otra parte, la expresión también se cita en sentido figurado. Pablo la mencionó para referirse a la esperanza que tenía, la cual le daba estabilidad.

Él dice que es como un ancla, está aferrada en la mente y corazón de la persona. Que impide naufragar en el mundo de filosofías humanas y enseñanzas paganas. La promesa que se les había dado a él y a sus contemporáneos debía estar bien establecida.

Subir