Amiel significado bíblico

amiel

Definición. El significado bíblico de Amiel es pueblo de Dios. Este era un nombre muy común entre la nación de Jehová, puesto que lo usaron personas de distintas tribus. Algunos se destacaron por ser fieles a los reyes o por trabajar en el templo.

Primeros  dos Amiel mencionados en la Biblia

Se trata de un hombre que pertenecía a la tribu de Dan y era hijo de Guemalí. Cuando los israelitas andaban por el desierto, Moisés buscó doce hombres para que fueran a espiar la tierra que les sería dada en herencia. El objetivo consistía en verificar la fertilidad de la zona y la condición de los hombres a los que se iban a enfrentar.

Bajo la dirección de Dios, Moisés le explicó al grupo que debían traer una muestra de los frutos del sitio. Estos emprendieron su viaje y al regresar le presentaron el informe de lo que habían visto. Diez de ellos, entre esos Amiel, afirmaron que era una tierra que manaba leche y miel, pero sus hombres eran muy altos y fuerte.

Este reporte desanimó a la nación. Sin embargo, Caleb y Josué indicaron que a pesar de la aparente grandeza del ejército, sí los podían vencer. Además, si contaba con la ayuda de Jehová, era una victoria segura.

El segundo en la lista es, el padre de makir. Este último le daba refugio a Mefibóset en su hogar. No solo le dio un techo, sino que se cubrió sus necesidades. Cuando David lo buscaba para encargarse de su manutención, lo encontró con esta familia. Él quería cumplir la promesa que le había hecho a Jonatán de mostrarle bondad amorosa a su descendencia.

¿Qué relación tenía una de las esposas de David con Amiel?

Este tercer hombre mencionado en las santas escrituras, se trataba del padre de Bat-seba. La mujer estaba casada con Urías cuando el monarca sucumbió ante la belleza de ella. Así que, tuvieron relaciones sexuales y quedó embarazada. Buscando la manera de ocultar su pecado, mandó al hombre al campo de batalla. Allí murió y pudo contraer nupcias.

Al parecer, Amiel era hijo de Ahitofel. Este se desempeñaba como uno de los consejeros de David y se le consideraba su amigo. Sin embargo, él se unió a la rebelión de Absalón contra su padre. Esta traición fue un golpe duro para el monarca. Por otro lado, también estaba un hombre con ese nombre. Era uno de los porteros de los almacenes de la casa de Jehová.

Subir