Abel-Bet-Maacá significado bíblico

abel bet maaca

Definición. El significado bíblico de Abel-Bet-Maacá es cauce de la Casa de Maacá. Esta era una ciudad que estaba ubicada en el territorio de la tribu de Neftalí, al norte de la actual Palestina. Probablemente estaba situada a unos 7 kilómetros al Noroeste del territorio de Dan. Cabe decir que era una ciudad fortificada.

La ciudad Abel-Bet-Maacá aparece en los registros asirios como Tiglat-piléser III, fue conquistada por este imperio. Gracias a estos registros se puede entender que su nombre se debe a que tenía campos muy fértiles y bien atendidos. Por tal razón también se le llegó a llamar Abel-maim, nombre que significa 'Cauce de aguas'. De hecho, su ubicación también la convirtió en un buen lugar de almacenamiento.

Posición estratégica de Abel-Bet-Maacá

Abel-Bet-Maacá también tenía una posición estratégica, ya que estaba cerca de una carretera que iba desde la ciudad de Hazor y que iba por la ruta de Damasco a Tiro. De hecho, gracias a este y otros factores, atacaron a esta ciudad en al menos tres ocasiones: una bajo el mando del general israelita Joab, y la segunda por el rey sirio Ben-hadad I.

El general Joab sitió la ciudad de Abel-Bet-Maacá cuando un hombre rebelde llamado Seba entró en ella. En ese momento el general intentó excavar por debajo de la muralla para tratar de entrar, pero fue detenido por una mujer sabia, la cual los motivó a que no destruyeran la ciudad. La razón que le dio para que no lo hiciera es que en esa ciudad era 'La herencia de Jehová'.

Luego de aclarar que no quería destruir la ciudad el general le pidió a esta mujer que le entregara a Seba, y cuando lo tuviera se retiraría. La mujer le dijo que le enviaría la cabeza de ese hombre por sobre el muro, y cuando lo hizo el general se retiró.

Menciones de Abel-Bet-Maacá en la Biblia

Otra ocasión en la que la Biblia menciona un ataque a Abel-Bet-Maacá fue cuando el rey Asá de Judá trató con el rey de Siria Ben-hadad I y le pidió que destruyera la ciudad. Su intención era que el rey de Israel, que para aquel momento era Baasá dejara la construcción de la ciudad de Ramá.

La última vez que se menciona un ataque a esta ciudad fue cuando el rey de Asiria Tiglat-piléser III la sitió y conquistó. Esto ocurrió durante el reinado del rey Pécah de Israel. Luego de terminar el sitio y la conquista de la ciudad, a los habitantes de Abel-Bet-Maacá los enviaron al exilio en Asiria.

Subir