Alheña significado bíblico

alhena

Definición. El significado bíblico de alheña se refiere a un árbol que puede alcanzar los 5 metros de altura. Sus raíces tienen muchas ramificaciones y de su tronco salen tallos finos y rectos con hojas de color verde oscuro. Tiene flores tan olorosas que se han usado como cosmético desde la antigüedad.

¿Qué personaje bíblico habla de la alheña?

El rey Salomón, el sucesor de David, se destacó por su gran sabiduría y sus habilidades de hacer lindas composiciones poéticas. En una oportunidad, se encontró con una joven campesina de hermosa apariencia. Para él fue inevitable admirar su belleza y la llenó de elogios.

Así compuso el libro, el Cantar de los Cantares, donde narra su amor no correspondido. A diferencia de otras mujeres que se rendirían antes los halagos de un monarca, ella no tuvo la misma reacción.

Esto se debía a que estaba enamorada de un pastor que ganó su corazón. Como era costumbre en ese tiempo, las muchachas hacían ramilletes de alheña y se las colocaban en el cabello y el pecho. Así que, la joven sulamita comparó la compañía de su amado pastor con un ramo de flores de alheña, debido a su agradable olor.

La fragancia fuerte y particular de esta planta la hacía muy valiosa, puesto que solo crecía en el En-guedí. Las mujeres que podían acceder a las flores del arbusto sobresalían por su olor. El joven enamorado también empleo esta palabra en una comparación con la hermosa mujer.

Él asemejó su piel al paraíso que posee plantas aromáticas como el nardo y la alheña. Estas muestras de cariño, dejaban en evidencia que su amor traspasaba cualquier cosa.

¿Con qué técnica se empleaba la alheña para hacer perfumes?

Esta planta silvestre se podía pulverizar y mezclarla con agua hasta conseguir una pasta. Cuando se lavaba quedaba un amasijo de color rojizo, que desprendía un olor agradable. Con la tintura se podían pintar las uñas, los dedos, las manos, los pies, las barbas, las melenas de las mujeres y las colas de los caballos.

Cuando se marcaba una parte de la piel, se podía crear toda una obra de arte que agregaba belleza a las jóvenes que lo portaban. Hasta el día de hoy la alheña se usa como cosmético, tanto por su olor y por su tinte. Si se mezcla con otras flores aromáticas, se puede obtener una combinación única de fragancia natural que estimule los sentidos.

Subir