Ahinadab significado bíblico

ahinadab

Definición. El significado bíblico de Ahinadab, es nombre de uno de los funcionarios que realizó su labor mientras se encontraba gobernando el rey David. El término viene del hebreo Ajînâdâb que quiere decir complaciente, voto de liberalidad o mi hermano Dios es generoso.

Asimismo, se sabe que Ahinadab ejerció su poder sobre Mahaim y que era hijo de Iddo, lo cual, aparece en algunos versículos que se citan en el primer libro de los reyes.

Aunado a ello, era quien se encargaba de proveer con suministros a Salomón. En general, se trataba de alimentos que se daban de manera mensual y que abastecían por completo su palacio.

Por su parte, Ahinadab desempeñaba su rol de funcionario desde Mahanaim, y el territorio que ocupaba, en conjunto con su familia, se encontraba en las inmediaciones de una región cercana a Galaad.

Ahinadab y los funcionarios de Salomón

Es muy cierto que Ahinadab formó parte de los líderes de Salomón, pero a su lado, sobresalieron otros personajes relevantes. Uno de ellos, fue Jeroboam de la ciudad de Sereda e hijo de una viuda a la que todos conocían por Zerúa.

En tanto que, otros de los altos funcionarios de Salomón se reconocieron por Azarías el sacerdote, Ahías y Elioref secretarios de la corte, Josafal el cronista.

Sin dejar de lado, a Benaía quien se desempeñaba como comandante del ejército, Azarías en la gobernación regional y Zabud que era un consejero de confianza.

Claro que, al lado de estos varones, sobresalieron más nombres importantes cuyos registros aparecen en el libro de los Reyes.

Pues, en esa época era necesario que alguien se encargara de labores como administrar los bienes del palacio, asumiera el trabajo forzado o en el caso de Ahinadab, proveer los alimentos que todos consumirían cada día.

Ahinadab y los doce gobernadores

Asimismo, es importante señalar que Salomón también dispuso de doce gobernadores en Israel que tenían la labor de administrar la casa del Rey.

Por supuesto que, aquí se incluye a Ahinadab al lado de Ben-hur, Ben-decar, Ahimaas y muchos más. Cada uno de ellos, ejerció su ocupación en diversas zonas, como en Efraín, Soco, Hefer y otras ciudades.

En el caso de Ahinadab, siempre desempeñó su labor en Mahanaim. No es un secreto que esta tierra era numerosa y sus acciones fueron tan buenas, que todos los que allí se encontraban se sentían satisfechos.

Ya que, tenían las provisiones necesarias para comer y beber y de este modo, seguir adorando al Padre Celestial durante el resto de sus días.

Subir