Afeitado significado bíblico

afeitado

Definición. El significado bíblico de afeitado, es la acción de raer con navaja o cuchilla, la barba, la cabeza o el bigote. También, se empleaba el término al cortar o limar la punta de los cuernos de los toros para facilitar sus labores.

En el Antiguo Testamento, existían ciertas restricciones respecto al afeitado, ya que, los sacerdotes lo tenían prohibido. De hecho, la norma general era que los hombres se dejaran crecer sus barbas y tuvieran cabello largo. Asimismo, no se permitía afeitar cualquier otra zona del cuerpo que no fuera el rostro o la cabeza.

Por su parte, la palabra afeitado se empleó como acto de constricción. Tal como lo vemos en la siguiente cita de Génesis 41:14 'Vino el Faraón y llamó a José. Y lo sacaron de la cárcel, entonces se afeitó y cambió sus vestidos, y acudió al Faraón.' En tanto que, en el voto nazareno solo podían afeitar sus cabezas una vez que culminaran.

Afeitado como consagración

Dentro de las sagradas escrituras, observamos actos de consagración en donde se usaba el afeitado. Así pues, los levitas realizaban las ceremonias de ofrecimiento o dedicación mediante los ritos siguiendo ciertas normas.

Dado que, se encargaban de todas las tareas asociadas con el Templo de Jerusalén, en algunos casos se les pedía pasar la navaja sobre sus cabezas, lavar sus vestidos y purificarse a través del agua sagrada. Todo esto, con el fin de expiar los pecados y limpiar su alma.

El Término afeitado, también se puede asociar con la limpieza de la corrupción. En el contexto de la época, era común quitar la iniquidad con la ayuda del lavado del cuerpo y de la ropa. Tales actos los restablecían y rapar su cabello era parte del asunto. Así como, dejar de obrar mal ante los ojos del Padre Celestial.

Afeitado en la actualidad

En el Nuevo Pacto, se evidencia mayor libertad en cuanto al afeitado se refiere. Pues la única regla que se aplica, es que las mujeres lleven peinados femeninos y los hombres masculinos. Por supuesto que, todo dependerá del tipo de cultura y los gustos particulares de cada persona.

Sin embargo, hoy en día podemos encontrar gran diversidad de técnicas de afeitado que involucran muchas partes del cuerpo, pero que tienen que ver más con la vanidad. Recuerda que, el Señor creó a los seres humanos con funciones específicas y el pelo no escapa de ello.

Subir